Méritos y desencantos

  • Armenteros, gran beneficiado de la última política de cesiones.

"Es un premio hacer la pretemporada con el Sevilla. A ver qué pasa. Lo daré todo para convencer al técnico y luego habrá que esperar el resultado. Estoy deseando ponerme a las órdenes de Marcelino". Son las palabras de Emiliano Armenteros, que se encuentra en Argentina disfrutando de sus vacaciones. Tras su cesión en el Rayo Vallecano, su mirada se dirige a ganarse un sitio en este Sevilla. Sus 18 goles en la Liga Adelante justifican su confianza en pretender jugar en la máxima categoría con el cuadro sevillista.

Pero no todos disfrutaron de su oportunidad en la lejanía de la misma manera. El caso de Armenteros es el más destacado, siendo pieza clave en el ascenso del club madrileño. Caso opuesto es el de José Carlos, que se marchó en enero buscando minutos en el Cartagena y terminó con escasas oportunidades y sin la confianza de Juan Ignacio Martínez, su técnico durante toda la segunda vuelta liguera. Junto a él estuvo Cala, que tras jugar en varias posiciones tendrá que aclarar su futuro en el club.

Tom de Mul tampoco brilló en el Standard de Lieja belga y vuelve una vez más para convencer a otro técnico. Luna probó en el Almería en la segunda vuelta y terminó formando parte del descenso del cuadro andaluz, aunque su futuro sí podría tener viabilidad en el Sevilla. David Prieto también sufrió en su experiencia en el Tenerife y volverá a buscar un destino lejos de Sevilla. "No tengo nada asegurado", avisaba Armenteros. Marcelino quiere verlo en el inicio del trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios