Marcelino García Toral

"Quiero un Sevilla como el que ganó los títulos, ése es el espíritu a recuperar"

  • Marcelino, muy agradecido por la fuerte apuesta del Sevilla en él, desgrana su idea de fútbol y promete máxima dedicación y convicción total para lograr sus altos objetivos.

Comentarios 3

-Marcelino, entrenador del Sevilla, ¿cómo le suena?

-Me suena muy bien. Es un objetivo, un sueño para cualquier cuerpo técnico joven cuando inicia su trayectoria, entrenar a un club grande, quizá en el momento más inesperado… No podíamos dejar escapar esta gran oportunidad.

-Su mayor reto profesional...

-Como entrenador, cada nuevo proyecto siempre lo afrontas como el más importante, pero hemos tenido la suerte de ir subiendo escalones y ahora tenemos la posibilidad de luchar por la Champions y por títulos y en cuanto a esa opción es el mayor reto hasta ahora.

-¿No arriesga al hablar de títulos?

-No arriesgo, miro la trayectoria del Sevilla, que en las últimas temporadas ganó títulos y llegó lejos en la Champions, en la Europa Ligue o en la Copa del Rey. Y en la Liga creo que un objetivo realizable es luchar por ser tercero. Si dijera que luchamos por el campeonato liguero, sí sería excesivamente optimista, porque Madrid y Barcellona están en otro nivel. Nos motiva la ambición, siempre es un valor y una característica que nos gustó asumir.

-Aquella reunión de siete horas fue un flechazo mutuo, ¿no? ¿De qué hablaron?

-Hablamos de fútbol y de cómo éramos como técnicos y lo que podíamos ofrecer, de cosas generales de funcionamiento. Y por lo visto creyeron en lo que hablamos. Les damos las gracias y esperamos devolver la confianza. Hay que reconocer que tampoco ha sido una decisión fácil para ellos. Somos un cuerpo técnico de perfil no muy alto. El Sevilla es un gran club y ha apostado por nosotros, intentaremos corresponder con muchísimo trabajo, dedicación y criterio.

-¿Está preparado para convivir con un presidente con un carácter tan intervencionista?

-No creo que el presidente sea intervencionista, no me ha transmitido eso. Es una persona ganadora, con muchísima ambición y transmite ese espíritu ganador y nos va a apretar a todos. Lo normal es que hable muchísimo con Monchi, de lo que creemos que necesita el equipo, que además hay una comunión de ideas absoluta, y con Del Nido tendremos charlas como con cualquier presidente.

-También será un reto sobrellevar la presión de la prensa…

-Yo creo que el principal reto y la presión la impone el propio equipo y los resultados. Todo va en función de eso. Hay críticas si el equipo no funciona y no nos podemos poner en esa situación. Tenemos la ilusión, la ambición y el convencimiento de un funcionamiento correcto para luchar por los objetivos. Si ocurre, la crítica será positiva y si no, no diremos que la prensa se está equivocando, sino pensaremos en qué nos estamos equivocando para no lograr los objetivos. El cuerpo técnico no puede dejarse condicionar por la prensa.

-¿Teme decepcionar ante tanta expectación como ha levantado?

-No, no. Si tienes temor, se transmite. No puedes tener dudas, los futbolistas son los primeros que lo notan. Si no tienes las ideas claras, la plantilla no creerá en lo que hace y eso frustrará los objetivos.

-¿Qué le ha sorprendido tras haber conocido por dentro el club?

-Más que sorprender se confirma por qué es un gran club. Se ve que no es producto de la improvisación, sino de una planificación, una organización, un trabajo. Dispone de todo para que su cuerpo técnico trabaje en las condiciones ideales.

-De entrada, tiene que acertar con los descartes de una plantilla muy extensa, ¿o es labor de Monchi?

-Hay ciertos futbolistas que necesitamos ver porque no tengo mucho conocimiento de ellos en el trabajo diario y la prudencia siempre es buena consejera. No queremos precipitarnos en las decisiones, pero quiero una plantilla corta. No me gusta tener 25 futbolistas profesionales, son excesivos. En la cantera siempre hay futbolistas para el nivel del primer equipo y hay que dejarles espacio. Hay que analizar todo esto y quedarnos con 21 ó 22, porque hay futbolistas polivalentes para dos o tres posiciones, y eso posibilita una plantilla corta.

-¿Esa idea es suya o del club?

-Siempre he tenido esa idea, sólo una vez tuve una plantilla amplísima en cuanto a número, en el Sporting, y hubo dificultades. No me gusta. En un equipo hay siete u ocho que juegan mucho, otros cuatro o cinco que juegan bastante y otros menos. Los profesionales que juegan muy poco se van convirtiendo en problemas. Ellos no están a gusto, nosotros tampoco y nadie está cómodo.

-En su presentación se le escapó que quiere un central y la prensa ya habla de Henrique o Garay…

-Sí, de tanto insistir… Parece ser que buscamos uno para atrás y otro para arriba. Se dan circunstancias con ciertos futbolistas que se nos asocian, porque pueden salir de sus clubes y han estado con nosotros, pero no hay más motivos que ésos para que suenen, es pura coincidencia. Monchi tiene suficientes análisis del fútbol mundial como para tener múltiples opciones, luego veremos los parámetros y el perfil que creamos ambas partes que es el ideal y elegiremos.

-¿Qué perfil de central desea?

-Queremos un central con jerarquía, mando, personalidad, con velocidad, dominio del espacio, buena salida de balón… El Sevilla necesita un futbolista así, creo que se requiere un jugador de cierta jerarquía y lo creemos todos. No es una petición de Marcelino. La secretaría técnica ya sabía esto antes, hay una comunión con la idea del central y todos opinamos igual, desde el consenso. Pero vamos a ir sin prisa, no queremos precipitarnos ni que esté mañana aquí.

-Y arriba, ¿el perfil dependerá de la decisión de Kanoute?

-En gran medida influirá la decisión de Kanoute. Si se queda, necesitaríamos un perfil diferente. Hay que valorarlo, sí, habría que analizarlo muy bien, y ya veríamos. Sin prisa también. Hay que buscar ese delantero que se complemente con los delanteros que hay en la plantilla. No quiero entrar más allá.

-Fazio, ¿central o medio centro?

-Para dar una opinión con argumentos quiero darme mi tiempo y sobre todo sacar una conclusión después de analizar los entrenamientos y los partidos, ver qué eficacia tendrá de acuerdo a las exigencias en una u otra posición. Tiene condiciones para ser muy buen central y condiciones para ser muy buen medio defensivo, un potencial tremendo, es joven y seguro que va a subir su rendimiento. Tenemos que buscar soluciones para que eso sea posible. El cuerpo técnico tiene que buscar el mayor rendimiento según la capacidad de cada jugador. Si se aleja el rendimiento de la capacidad, no es lo ideal. Hay que buscar ese rendimiento máximo, en todos los jugadores.

-Un refuerzo importante será el de Jesús Navas, ¿no?

-No me gusta personalizar tanto. La obligación es ser un equipo más solvente que la pasada temporada, porque 58 puntos son excesivamente pocos, así es imposible la Champions, y eso es producto de la suma de muchas cosas. Hay que buscar un rendimiento individual que redunde en el rendimiento colectivo. Al Sevilla se le han escapado muchos puntos ante equipos inferiores y en el Sánchez-Pizjuán debe ser otra vez ese equipo solvente, algo que ha perdido en las dos últimas temporadas.

-Pero Jesús Navas debe ayudar tras dejar atrás sus lesiones…

-Es un jugadorazo, e intentaremos que el rendimiento sea el mejor, con todos. Tenemos que buscar su absoluta recuperación y exigirle en función de su capacidad. No quiero que tenga ningún condicionante físico y no voy a forzarlo nunca.

-Cuando habla de hacer dos o tres retoques en la plantilla, ¿se refiere a piezas o también a filosofía?

-El equipo necesita continuidad, ser un equipo. Para ser competitivo ha de tener máxima intensidad, máximo esfuerzo, máxima solidaridad, máxima ambición... No puede salir a competir al cincuenta por ciento pensando que puede ganar los partidos con el mínimo esfuerzo por su capacidad individual, estaríamos a expensas del rendimiento de las individualidades, y eso no hace posible ganar domingo tras domingo. Lo principal es hacer un equipo que de forma continuada repita esos valores: compromiso, colectividad, ambición, ilusión, solidaridad, día a día.

-¿Qué equipo quiere Marcelino?

-Yo querría un equipo como el Sevilla que ganó los títulos y que en el Sánchez-Pizjuán era inexpugnable, poner las bases para recuperar esos argumentos que hicieron un Sevilla campeón y admirado. Ése es el espíritu a recuperar.

-¿Y con qué dibujo táctico?

-Partiremos con el 4-4-2. Ese gran Sevilla tenía esa forma y la afición está identificada con ese estilo, pero necesita equilibro. Si no consiguiéramos el equilibrio, habría que modificar el sistema. Como cuerpo técnico siempre hemos logrado equilibrio con este sistema.

-El Sevilla ha estado buscando el equilibrio con ese sistema en los últimos años y ha sufrido mucho…

-Es que si juegas con 4-4-2 y algunos futbolistas se descuelgan y no hay trabajo colectivo no hay equilibrio, pero si se implican, sí. El sistema es una parte del trabajo, pero no la fundamental. Lo fundamental en el equipo son las funciones grupales y colectivas, del minuto 1 al 90. Si se pierde el balón, los dos delanteros son los primeros en ir a robarlo. Si atacas tú, has de hacerlo con todo y los defensas deben mantener las vigilancias defensivas. Sólo entiendo el fútbol como un juego colectivo y todos los jugadores tienen que actuar constantemente esté el balón en su zona o no, y eso se logra con trabajo, no con sistema.

-¿Llevar la iniciativa del juego será nuevo para usted?

-Bueno, en el Recre, por ejemplo, incluso en Primera, llevábamos el peso, iniciábamos el juego, y actuábamos en campo contrario. Contra el Barcelona es una utopía, contra los demás equipos lo podremos hacer. Siempre me gustó tener el balón, jugarlo por el suelo, que haya desdoblamiento de laterales, presionar arriba…, el juego de ataque, pero no podemos buscar eso si no somos solventes y equilibrados. Un equipo que gana mucho más lo hace desde el dominio, desde la superioridad sobre el rival, no desde las acciones individuales.

-Estará deseoso de sentarse en el banquillo del Sánchez-Pizjuán...

-Sí, bueno, ahora estoy deseoso de disfrutar 15 ó 20 días, para cargar bien las pilas porque hasta mayo no vamos a parar. Es un campo diferente. Hay un ambiente extraordinario, una afición exigente pero que se vuelca extraordinariamente con su equipo. Vamos a intentar llamar constantemente su atención de forma positiva, y eso dependerá del trabajo, de la ambición, de la plasmación de todos estos valores.

-Y este año, además, derbi…

-Es especial, hay que vivirlo, y ganarlo, claro. Ya llegará el momento. El Sevilla Fútbol Club, como institución, va a tener muchos extraordinarios momentos en los que fijarse antes del derbi. Son dos partidos al año. Ahora fijaremos la atención en la pretemporada y luego en el primer partido para ganarlo y después, en el segundo…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios