Sergio Sánchez deja hueco y dinero

  • El Sevilla acuerda prácticamente las condiciones para el traspaso del central con el Málaga, que pagará unos 2,8 millones · Monchi podrá ir al mercado con más fuerza

Comentarios 19

El Sevilla está muy cerca de hacer oficial el traspaso de Sergio Sánchez al Málaga, por una cantidad que ronda los 2,8 millones de euros. El central catalán firmará un contrato con el club de la Costa del Sol por cuatro temporadas, aunque todo está a falta de confirmación oficial y el propio futbolista no aseguraba anoche conocer los extremos de la negociación. Sin embargo, durante todo el día de ayer los contactos entre los clubes fueron constantes, después de que el Málaga acordara con el representante del futbolista el día anterior las condiciones de su nuevo contrato. En la noche de ayer, las partes estaban cerca del acuerdo.

Sergio Sánchez se mantuvo al margen de todo cuando fue preguntado por este periódico. "Estoy tranquilo, descansando en Barcelona, y no sé nada. Esas cosas las lleva mi representante. Mi pensamiento está en el Sevilla". "Me gustaría agradecer y devolver toda la confianza y el apoyo que me han dado -añadía al hablarle de una posible desilusión por tener que salir del Sevilla-. Sí sé que el Málaga está construyendo un buen proyecto que también ilusiona y, si beneficia a todas las partes, todos lo vemos con buenos ojos y, sobre todo, si el Sevilla lo ve bien, pues sería un buen destino, pero de verdad que no sé nada", insistía el jugador desde Barcelona, adonde acaba de aterrizar después de su viaje de novios, ya que acaba de contraer matrimonio.

La conexión entre Monchi y su antiguo colaborador en la secretaría técnica, Antonio Fernández, actual director deportivo del Málaga, ha posibilitado que la negociación se haya encauzado de forma muy rápida una vez que el Málaga le trasladó al Sevilla su interés en hacerse con los servicios del catalán, después de haber descartado a Azpilicueta.

Curiosamente, el Málaga estaba buscando a un lateral derecho, posición de la que se quejó Sergio Sánchez después de su reaparición por entender que aún le faltaba la forma física para tener el recorrido que requiere ese puesto. Los técnicos malaguistas buscaban un jugador que compitiera con Jesús Gámez, pero al preguntar por el ex jugador de Osasuna al Olympique de Marsella, se encontraron con su elevadísimo precio, aun cuando la fórmula ideada en un principio para fichar a Azpilicueta, que sufrió la rotura del cruzado anterior el curso pasado, era la de la cesión con opción de compra. 

Con esta operación, la dirección deportiva mata dos pájaros de un tiro, pues Sergio Sánchez deja hueco en la defensa, la línea con más excedente de jugadores, y también dinero para poder ir con más fuerza al mercado en busca de ese central con jerarquía, contundente y buen manejo de balón que quiere Marcelino para completar la retaguardia sevillista.

Es más, en el Sevilla no se esperaban que pudiera darse esta operación, que no ven con malos ojos pese al cariño que ha inspirado en el club un futbolista que hubo de pasar por el quirófano, con el apoyo económico y anímico del club, para poder volver a jugar al fútbol de alta competición. Pero tras su reaparición no terminó de entenderse con Gregorio Manzano y no rindió a un alto nivel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios