Un acuerdo tranquilizador

  • Marcelino centrará todas sus energías en el Sevilla tras llegar a un pacto con el Racing · El técnico renuncia a las cantidades que le adeudaba el club cántabro, que no denunciará su rescisión de contrato

Comentarios 4

Marcelino y el Racing han firmado la paz. El entrenador del Sevilla tenía su conciencia tranquila y pocos motivos para el temor respecto a su rescisión unilateral de contrato con el Racing, con el que tenía un año más firmado. Aun así, el técnico y su representante acogieron con satisfacción el acuerdo al que han llegado las partes, ya que con ella se escenifica una salida limpia de Santander, después de que Francisco Pernía, presidente racinguista, amenazara con denunciar ante los juzgados su decisión de romper el contrato e incluso con pedir una desorbitada indemnización de unos 950.000 euros, la cantidad firmada que en teoría iba en la temporada entrante Marcelino, quien ha perdonado la deuda pendiente.

"Todo el mundo está muy satisfecho, es lo que esperábamos", dijo escuetamente Eugenio Botas, representante del asturiano, a este periódico cuando fue consultado por el acuerdo amistoso. Sin embargo, Marcelino ha tenido que renunciar a importantes cantidades que le adeudaba el Racing para pactar el acuerdo.

Con todo, el entrenador asturiano podrá centrar todas sus energías en el Sevilla, sin prestar más atención a los asuntos que tenía pendientes desde que se acogió al decreto 1006/85, el pasado 3 de junio, para rescindir su contrato con el club cántabro. Ayer se cumplía el plazo que tenía el Racing para denunciar la rescisión y solicitar una indemnización y ayer mismo fue cuando anunció, a través de un escueto comunicado, que había llegado a un acuerdo amistoso. "El Racing de Santander, siguiendo los criterios de sus servicios jurídicos, ha alcanzado un acuerdo con los abogados de Marcelino García Toral, por lo que el club no denunciará al técnico por su rescisión unilateral", rezaba la nota.

El acuerdo era de esperar, aunque Marcelino estaba dispuesto a hacerse cargo de la posible indemnización cuando firmó por el Sevilla, el lunes 6 de junio, después de romper su vinculación con la entidad que preside Pernía.

El acuerdo responde a la realidad de los hechos. El Racing aún le adeudaba a Marcelino una importante parte de sus emolumentos, más del 50% según fuentes cántabras, ya que el club, en una delicada situación desde la desaparición de la escena del potentado indio Ali Syed, sólo había ido pagando la nómina del contrato federativo mensualmente y había dejado pendiente hasta el 30 de junio otras sustanciosas cantidades. Incluso su representante era acreedor de unas cantidades correspondientes a su fichaje en febrero de este año. El montante adeudado era muy similar a lo que Pernía estaba dispuesto a pedir ante los juzgados por la rescisión del contrato, de ahí que el acuerdo se haya llevado a cabo para satisfacción de todos.

El asturiano, ajeno a todo lo burocrático, tuvo ayer un ajetreado día, pues estuvo reunido con Monchi en Gijón, adonde se desplazó desde su retiro vacacional en Careñes. El director deportivo estuvo perfilando asuntos de la planificación con el técnico sevillista horas antes de participar en unas jornadas técnicas por la tarde, a las que asistió el propio Marcelino como simple oyente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios