El escaparate ideal para los francófonos

  • Los viajeros sevillistas que están vinculados a Francia: Escudé, Konko, Kanoute, Zokora, Romaric y Dabo

El desplazamiento hasta París tiene un sentimiento especial para una parte importante de la plantilla sevillista. Nada más y nada menos que seis de los veinte futbolistas que se subieron ayer al avión con destino a París están íntimamente ligados a Francia, unos por nacimiento y otros por haber sido acogidos por el país galo e incluso por haberles servido para tener la doble nacionalidad. Escudé, Kanoute y Konko nacieron en Francia, Dabo llegó a estar convocado en una ocasión para defender la camiseta de la selección gala, y Romaric y Zokora, ambos costamarfileños, tuvieron un periodo en sus carreras deportivas en la Ligue 1.

No es extraño, por tanto, que el Sevilla pueda ser tildado de equipo francófono y no hay más que ver los grupos que se producen durante los desplazamientos para comprobar que el francés es la segunda lengua oficial de la plantilla, muy por encima del inglés. Ya no está Squillaci, tampoco viajan los lesionados Kone y Dragutinovic, que se manejan en la lengua de Moliere perfectamente, ni siquiera Luis Fabiano, que tuvo su primera experiencia en Europa en las filas del Rennes, pero 6 de 20 es un buen porcentaje.

Para estos futbolistas será muy importante poder lucirse en el escaparate que siempre supone jugar en la capital de Francia, con L'Equipe y todos los medios de comunicación importantes de este país presentes. Eso supone, sin duda, un plus de motivación por mucho que algunos de ellos haga ya mucho que no juegan por aquí.

Las presencias de Escudé, por ejemplo, han sido más habituales con la selección que con sus equipos, pues salió de la cantera del Cannes, militó en el Rennes y muy jovencito, con apenas 23 años, ya inició su aventura en el Ajax antes de llegar al Sevilla. Más o menos con esa edad emigró Kanoute desde el Olympique de Lyon, donde se formó, hasta el West Ham United inglés. Konko, francés de Marsella, ni siquiera tiene a un equipo francés en su currículum, pues jugó en el Crotone, Siena y Genoa italianos antes de llegar al Sevilla. Dabo, mientras, se inició en el Yeggo de su Senegal natal, pero se fue con 14 años a la escuela del Saint Ettiene y allí llegó hasta ser convocado por Domenech para un Francia-Argentina. También en el Saint Ettiene militó Zokora entre su periplo en el Genk belga y el Tottenham inglés. Y, por último, Ndri Romaric, estuvo tres temporadas en el Le Mans, a donde llegó desde el Beveren belga y después salió hacia el Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios