La gran duda en el día D

  • El parón obliga a Palop y a Diego López a convencer a Míchel en entrenamientos y amistosos, como el de Albania, en su primera gran decisión de la temporada. El nivel del capitán le da ventaja ante el Real Madrid.

Comentarios 2

Todos los planes ideados por el club durante el final de la pasada campaña y comienzos del verano, hechos pedazos en apenas unos meses. Primero con la decisión de Andrés Palop de quedarse cuando lo invitaron a que meditara su salida -como a Javi Varas- y ahora, con la situación que la expulsión de Diego López en Granada ha generado.

Palop ahora mismo está fuerte y quien llega al Sánchez-Pizjuán es nada más y nada menos que el Real Madrid. Aún queda tiempo para el encuentro, una semana, pero es el partido que querría jugar cualquier profesional. La decisión, peliaguda, está en manos de Míchel, que desde luego no esperaba encontrarse en una situación así tan pronto y ante un partido de la magnitud de la visita del equipo de Mourinho.

El rendimiento mostrado por el capitán desde que sustituyó a su compañero en Los Cármenes para detener el penalti que éste cometió -aunque acabaría el gol por la pasividad de la defensa- hasta el pitido final del encuentro ante el Rayo en Vallecas lo hace acreedor de la titularidad ante el Real Madrid. Eso sería lo justo, pero en el fútbol en este tipo de decisiones no existen reglas y nadie sabe lo que pasa por la cabeza de un entrenador que en su presentación en la temporada pasada decidió dar continuidad al portero que no estaba jugando antes de su llegada, en aquel caso un Palop que agarró la titularidad en Anoeta, el día del debut de Míchel, por una indisposición de Javi Varas.

Palop y Diego López han tenido y tienen aún hasta el sábado para convencer al entrenador un buen puñado de entrenamientos y algún amistoso, como el que el Sevilla disputa mañana en Albania. El pasado jueves, en Mérida, Míchel le dio un tiempo a cada uno, dando la titularidad al gallego y poniendo al valenciano en la segunda mitad, mientras que unos días antes fue Diego López el que jugó en el amistoso de Los Barrios, donde descansó Palop al contar con minutos el portero del filial Julián.

La decisión no es una duda cualquiera por tratarse de un puesto tan específico y que conlleva muchas más cosas que ponerse delante de los tiros de Cristiano Ronaldo y compañía. Palop, aunque inicialmente no tenía el rol de titular en los esquemas de Míchel cuando empezó la temporada, ha demostrado aportar al equipo un plus que sin él no tenía aun siendo el rendimiento de Diego López bueno en general. Seguridad, capacidad de mando, carisma y una concentración máxima han sido las virtudes de Palop en Granada y Vallecas. El jugador, que cumplirá 39 años el 22 de octubre, tiene un nivel físico es excelente y uno de sus secretos es la motivación y la actitud tremendamente competitiva con la que se entrena. De momento, en la calle gana Palop. En la mente de Míchel, cualquiera sabe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios