Con una ilusión arraigada

  • Manzano, orgulloso como andaluz de dirigir al Sevilla, al que califica de grande, evoca vínculos de su paso por la Laboral

Comentarios 12

La tremenda ilusión que tenía Gregorio Manzano por dirigir a "un grande como el Sevilla" ha sido determinante para su aterrizaje en Nervión. El propio José María del Nido desveló que una de las claves para que su cúpula ejecutiva se decidiese por él, al que calificó como el mejor que ofrecía el mercado, fue precisamente esa ilusión, que Manzano calificó de añorada, aunque se apresuró a desmentir los rumores que, desde año y pico atrás, venían vinculando su nombre con el Sevilla. Llegó a desmentir que tuviera algún precontrato firmado el curso pasado y, también, que hubiera habido algún contacto previo a la noche del domingo, después de la derrota de Alicante. El jiennense se centró en enviar un mensaje en el que todo era positivo y se mostró orgulloso, "como técnico y como andaluz", por su nueva aventura.

"Venimos con toda la ilusión del mundo -dijo en referencia a sí mismo y a su cuerpo técnico, compuesto por el ayudante Gonzalo Hurtado y el preparador físico Toni Servera-, con una ilusión muy añorada. Por lo que representa esta casa, es un plus entrenar al Sevilla como andaluz. El Sevilla no es un Sevilla cualquiera, es un Sevilla que ha sido más grande aún en los últimos años. Conocemos la altura del Sevilla, qué quiere y adónde quiere llegar, y desde ese punto de vista vamos a tratar de conseguirlo, poco a poco, sin prisa pero sin pausa". Además, le dio tintes personales a esa añoranza: "Con el Sevilla me unen muchas afinidades y me trae una ilusión personal y profesional tremenda. Yo estudié tres años en la Universidad Laboral, aquí enfrente, venía a jugar a la ciudad deportiva y tengo muy buenos amigos. Es un orgullo y una satisfacción poder entrenar al Sevilla".

El jiennense fue presentado en la tarde de ayer en una abarrotada y por momentos anárquica sala de prensa, en la ciudad deportiva. "Estamos muy mal organizados…", dijo Manzano ante el vaivén de periodistas y micrófonos en plena comparecencia, en una simbólica frase que fue recibida entre risas.

Un rato después de su presentación, se puso el traje de faena para empezar a darle su molde a su nueva plantilla. Salió al campo central a las 19:30 y fue recibido por una salva de aplausos por los centenares de aficionados presentes: "Trabajaremos para conseguir un Sevilla sabiendo lo que quiere en el campo. Un Sevilla que al final de todo sea un equipo ganador, como hasta ahora ha sido, un equipo que se atreva a ir a por los partidos sin miedo. Que saquemos las cualidades de los jugadores y que tenga una identidad propia, que no haya temor a nada. Que los valores de este club, que han sido muy buenos, sigan existiendo".

El técnico natural de Bailén firmó a mediodía de ayer, tras almorzar con Del Nido y Monchi, un contrato que lo vincula con el Sevilla hasta el final de esta temporada. Según dijo el presidente sevillista, cuando habló con su agente, Manuel García Quilón, sobre las condiciones para renovarle el contrato al final de curso, éste le dijo: "No hablemos de eso ahora, Gregorio estará en el Sevilla diez años, pero de su próximo contrato hablaremos en verano". Y esa predisposición terminó de encandilar al mandatario nervionense, que destacó la "total predisposición del técnico a entrenar al Sevilla" como definitivo para cerrar el acuerdo en "un par de conversaciones". Éstas se produjeron tras el partido de Alicante, pese a que podría haber habido una reunión de Manzano, Monchi y Manuel Vizcaíno en Madrid el domingo, antes de que éstos se trasladaran al Rico Pérez. Del Nido sí reconoció que dio orden para sondear el mercado la noche del empate con el Racing.

La primera charla con Del Nido fue el domingo a las once, según Manzano, que dio varias pistas sobre el equipo que quiere. "El Sevilla, por su condición de grande, por lo que ha sido y por lo que últimamente ha logrado, tiene el objetivo de estar de nuevo entre los grandes. Que grande es ser cuarto, tercero, quinto... se verá. Vamos a luchar entre los grandes de España, que es donde debe estar el Sevilla".

Manzano descartó pedir algún refuerzo invernal: "No hombre, no, aquí se trata de intentar que con la plantilla que hay se dé ese paso desde la confianza, la autoestima, la seguridad de alcanzar unos resultados de inmediato para hacer valer la categoría contrastada de los jugadores. En ningún momento hemos hablado de contratar sino de que esta plantilla tiene suficiente categoría, tanto individual como colectiva, para tratar de conseguir los objetivos".

Tampoco quiso personalizar en la situación especial de Luis Fabiano: "Pienso tener una conversación con él y con todos. Es importante que recobre su nivel, todos sabemos lo que significa, no sólo para el Sevilla, sino para su selección. Queremos la mejor versión de Luis Fabiano, de Kanoute, de Cáceres, de cualquier jugador, queremos la mejor versión del Sevilla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios