Los jugones de Sampaoli

  • El Sevilla, con los fichajes de Sarabia, Kiyotake, Kranevitter y Correa, y con Franco Vázquez y Ganso atados, gira en su filosofía de juego. Roque Mesa, otro jugador de toque, sigue esperando.

El Sevilla, con la salida de Unai Emery y la llegada de Jorge Sampaoli, está llevando a cabo un cambio de rumbo en la planificación deportiva, de cara a firmar futbolistas que cumplan el perfil adecuado para que el técnico argentino pueda desarrollar su filosofía de juego. Si el preparador vasco apostaba más por el físico, el actual entrenador del equipo nervionense lo hace por un fútbol ofensivo, de toque, totalmente distinto al de su predecesor en el banquillo. La prueba son los fichajes que hasta ahora ha realizado la entidad de Nervión, con Kranevitter, Correa, Kiyotake y Sarabia, aunque los dos últimos llegaron antes que Sampaoli. Salvo el ex de River Plate, que juega por delante de la defensa y su función es destruir y soltar el balón a la primera, sin complicarse, los otros tres son jugadores talentosos, con buena visión de juego y gol.

Piezas que se ajustan al ideario de Sampaoli, que muy pronto tendrá a otros dos centrocampistas que también se ajustan a la perfección a su manera de entender el fútbol: Ganso y Sampaoli. El presidente del Sao Paulo dio ayer la operación por cerrada, y el centrocampista brasileño emprenderá una nueva etapa en su carrera en el Sevilla, que se gastará en la operación algo menos de diez millones de euros. Ganso tiene un guante en la pierna izquierda y una buena visión de juego, existiendo dudas en su ritmo físico. Ésta sería la gran incógnita de este medio centro de 26 años, aunque el conjunto blanquirrojo ya ha demostrado que es capaz de recuperar jugadores que parecían estancarse, siendo Banega el mejor ejemplo de esto, pues el argentino recuperó su mejor versión con la confianza de Emery, situación que pretende Sampaoli con Ganso.

En la recta final se encuentra también el fichaje de Franco Vázquez, por el que el Sevilla pagará 12 millones más una serie de bonus. El argentino, que se siente muy cómodo jugando como segundo delantero, cuenta ya las horas en la concentración de su equipo en Austria para poder comenzar su nueva etapa en el Sevilla. Incluso el Palermo ha empezado ya a moverse en busca de un recambio para el Mudo Vázquez, apareciendo, curiosamente, el nombre de un ex sevillista, Luca Cigarini.

Además, el nombre de Roque Mesa sigue estando vinculado al Sevilla, pese a que en las últimas horas todo parece haber quedado en un punto muerto, pues las posturas de Sevilla y Las Palmas son opuestas. Si en la presentación de Kranevitter y Correa, Monchi dio por descartado al futbolista canario, ayer fue el presidente de la entidad amarilla, Miguel Ángel Ramírez, el que insistió en esta idea. "Valoraron al jugador en seis millones de euros más uno en objetivos, y le triplican la ficha. Es un chico muy honrado que lo ha dado todo por Las Palmas, pero yo estoy aquí para defender los intereses del club y por ese dinero no voy a dejar salir a Roque. Él tiene que ser consciente de que las operaciones tienen que ser buenas para todas las partes, no sólo para Roque y el Sevilla", indicó el máximo mandatario del club canario.

Incluso, Ramírez habló de una mejora a Roque Mesa: "Mejoraremos su contrato cuando se inicie la temporada oficial y se acabe el mercado de fichajes. Vamos a darle el 50% de lo que el Sevilla le paga". Así, las negociaciones se encuentran en estos momentos en punto muerto, aunque el centrocampista sigue viendo con muy buenos ojos la posibilidad de recalar en Nervión y ser otro de los jugones de Sampaoli.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios