sevilla f.c.

Un lastre que se acentúa en 2009

  • El Sevilla aún no ha puntuado en la segunda vuelta y ha encajado tres derrotas en las tres citas que siguieron a los compromisos coperos · De las seis veces que ha perdido, cinco se sucedieron tras partidos intersemanales europeos o de Copa

Comentarios 45

Tiempo de reflexión en el Sevilla después de la dura derrota ante el Betis. El equipo de Manolo Jiménez debe atarse los machos en el mes de febrero, antes de que asome la semifinal que lo espera en San Mamés, si no quiere seguir perdiendo comba en la dura pugna por la Liga de Campeones, muy acentuada después del 0 de 9 puntos que acumula desde que ha empezado la segunda vuelta, en la que ha encajado tres derrotas, las mismas que en toda la primera. La eclosión copera de los sevillistas, que deben dejar a un lado la cita del 4 de marzo, se ha convertido en un pesadísimo lastre que no han podido soltar.

En el derbi, esta evidencia fue tan obvia que hasta el técnico sevillista tuvo apremio en reconocerlo: el Sevilla se desplomó a la hora de juego. Luego vino ese fatídico minuto entre la expulsión de Duscher y el gol de Sergio García. Pero, dejando aparte el análisis del partido de la máxima rivalidad, que siempre tiene condicionantes distintos, el panorama desde que ha empezado el año 2009 se ha afeado por la acentuación de un mal que viene arrastrando el Sevilla desde que empezó la Liga y hubo de repartir los esfuerzos, con una plantilla recortada por las lesiones, con la ya olvidada UEFA o la Copa.

Ante el Betis, este mal estaba acentuado por el titánico esfuerzo que hubo de hacer el Sevilla ante el Athletic sobre una piscina y por el rival extramotivado que estaba enfrente -que además supo jugar su partido dejando la iniciativa y el desgaste al Sevilla durante buena parte del encuentro-. Pero es que Racing, Sporting, Valladolid y Málaga también han salido victoriosos beneficiándose del bajón que ha sucedido a los partidos intersemanales, algo que ha ocurrido en más de la mitad de los casos que ha jugado la Copa UEFA o la Copa del Rey.

No es que nunca haya rendido después de jugar miércoles o jueves. De hecho, el equipo de Jiménez ha sumado seis victorias concurriendo esta circunstancia. Pero sólo ha acumulado 20 puntos de los 39 posibles después de sus citas intersemanales. Las cinco derrotas citadas más dos empates, en el campo del Betis y en el del Mallorca, han restado nada menos que 19 puntos en juego.

Curiosamente, sólo el intratable Barcelona ha sido capaz de vencer al Sevilla cuando ha habido una semana limpia, sin partido en medio que lastrara las piernas de un equipo que ha tenido pocas opciones de repartir los esfuerzos por ese otro lastre en forma de lesiones, una epidemia de la que afortunadamente va saliendo.

Lo que queda de febrero, tras los once partidos jugados desde el 4 de enero hasta el 7 del corriente, poco más de un mes, se presenta ahora como una etapa pausada en la Liga en la que descargar el acusado desgaste, con el regreso confirmado de jugadores como Lautaro Acosta o Fazio más el incorporado Perotti -aún con licencia provisional- y en espera de Konko y Luis Fabiano. Espanyol, Atlético y Athletic, antes de la semifinal del 4 de marzo, serán los rivales que deben medir la necesaria reacción de un Sevilla que ha perdido el colchón de puntos que lo siguen manteniendo en puestos de Championes. Pero ya no hay más margen de error.

Es tiempo para recuperar la seguridad defensiva de la primera vuelta y la capacidad goleadora que no ha mostrado aún, pues en los nueve últimos partidos caseros sólo ha marcado el Sevilla cinco goles. Y es tiempo para ver cómo encaja el técnico y la plantilla el duro palo de la derrota en campo propio en el derbi, una circunstancia que no acaecía por Nervión hace un chorro de años. Jiménez sabe que perder con el Betis resta bastante crédito, pero eso no debe nublarlo ante la necesidad de reaccionar en la Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios