Un miembro del grupo Biris sigue ingresado

  • El aficionado sevillista será operado del codo tras el presunto ataque de radicales béticos

Un aficionado de la agrupación Biris Norte sigue ingresado en el hospital, pendiente de una operación en el codo, tras los incidentes provocados en el local de este grupo tras el presunto ataque sufrido por los radicales del Betis la noche del pasado martes, si bien otros cuatro salieron ilesos.

El objetivo, según los sevillistas, era destrozar las pancartas que iban a ser exhibidas en el derbi, aunque éstos aseguran que el "tifo está intacto". En un comunicado, la peña radical nervionense asegura que el público del Sánchez-Pizjuán "puede estar tranquilo", ya que "este sábado tendrán, como cada año, espectáculo en la grada norte del estadio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios