José Carlos

"No quiero ser el que entra un rato porque el juego está atascado"

  • José Carlos quiere demostrar todo el fútbol que atesora tras la confianza que ha depositado el club al mantenerlo en el primer equipo · "Sé que tengo que ganarme las oportunidades", dice

Comentarios 19

-Después de un verano de incertidumbre, se queda en el Sevilla...

-Hemos estado hasta el último día apurando. Hubo una opción a última hora procedente de Italia, pero no se concretó y me quedo aquí muy contento.

-¿Cómo fue lo del Udinese?

-Mi agente me lo dijo un par de días antes de que terminara el plazo que el Udinese había preguntado por mí y que si yo quería ir. Yo le dije que sí, porque aunque prefería España, quería cambiar un poco de aire para tener continuidad. Pero no se concretó y al final estoy muy contento aquí y espero rendir.

-¿Era un traspaso o una cesión?

-Lo estaban hablando. Yo tengo contrato aquí dos años y no sé si en el Sevilla hubieran visto bien una cesión, pero ellos querían un traspaso, no sé si con opción de recompra. Pero no hubo acuerdo, porque el Sevilla no me quería dejar ir y sé que el míster cuenta conmigo.

-¿Y le hubiera gustado ir a un fútbol tan físico como el italiano?

-Es una liga que no es la que más me gusta, la mejor para mi fútbol es la española. Pero yo tengo 23 años y tengo que jugar como sea, aunque no sea en el Sevilla. El Sevilla es un grande y sé que aquí voy a tener menos oportunidades, aunque sé que tengo que ganármelas y tengo que trabajar para eso. Para ello trabajo. En principio en otro equipo podría tener más oportunidades, aunque tampoco tiene que ser así.

-Es que el físico no es su fuerte...

-Es verdad, quieren que gane masa muscular, pero tampoco es algo que me preocupe, porque el fútbol se juega con los pies. Jesús Navas es delgado y no hay quien lo coja. Y hay más ejemplos: Iniesta, Messi, Robinho, Cazorla, jugadores con poco peso y de muchísima calidad.

-¿Y cuál es el plan físico? Antonio Escribano también participará...

-Habrá que echarle ganas y horas, para coger algunos kilos. Sé que están en ello Antonio, Ramón (Orellana) y Javi Navarro, que también trabaja mucho lo físico.

-Su perspectiva ha cambiado bastante; al principio del verano se definió una cesión para asentarse en Primera y ahora es uno más, ¿no?

-Lo que se trasladó a mi agente es que ésa era la idea, una cesión. Me quedé un poco contrariado, porque yo estoy a gusto aquí, le tengo mucho cariño a la entidad, al club, y no me esperaba tener que salir. Pero me fui concienciando. Sabía que tenía que venir a la pretemporada y después ya veríamos. Yo quería demostrar que estaban equivocados y volví de las vacaciones con la idea de demostrarlo. Y de momento lo he conseguido, parece que le he dado la vuelta a la tortilla. Aunque soy consciente de que una cesión también me hubiera hecho madurar mucho e iba a tener más oportunidades en otro equipo con menos competencia que en el Sevilla.

-El año pasado fue complicado, entraba en muchas convocatorias, pero luego era descartado y tenía una situación difícil, no entraba en la dinámica del primer equipo y estaba descolocado en el filial...

-Sí, hace dos años fue mejor, porque estaba en Segunda y cuando bajaba al filial no lo notaba tanto. El año pasado fue raro. Entraba, no entraba, jugaba cinco minutos. Y yo soy un jugador que necesito continuidad. Ahora sé que estoy en un gran club y tengo que hacerlo bien. Espero que este año cambie la cosa y tenga la oportunidad de jugar muchos partidos.

-Todo ha cambiado pese a que ha jugado dos ratos en partidos oficiales, ante el Braga y el Levante, y aun así ha creado grandes expectativas, porque se ve que tiene mucho fútbol que ofrecer.

-Sí, el día del Braga jugué media hora y en Valencia, cinco minutos. Pero yo tampoco quiero que sea así, espero que no se me cuelgue el cartel de jugador que entra media hora porque el juego esté atascado. Yo sé que puedo competir al máximo nivel con el Sevilla en Primera División. Voy a ponerle al míster las cosas difíciles. Es la idea que tengo, que este año salgan bien las cosas en lo colectivo y en lo individual.

-¿En qué posición se ve más útil?

-La mediapunta. Es una posición que me gusta mucho, vengo a recibir, me doy la vuelta, toco, tengo visión de juego. Pero si me ponen en la banda derecha o en la izquierda tampoco tengo problemas. Me adapto bien, incluso de medio centro he jugado en la pretemporada y sé que puedo jugar ahí, sé que estoy rodeado de magníficos futbolistas y no tengo miedo a nada.

-¿Cree que encorsetarlo como un jugador de banda le perjudicó?

-No sé si estaba encorsetado. Quizás salía como relevo de Jesús Navas, o cuando él no estuviera. Pero yo puedo jugar en otras muchas posiciones, incluso de medio cuando jueguen tres en el centro. Quizá de medio no puedo aportar todo lo que tengo, pero me conciencio y no hay problema para jugar ahí.

-Es que ser el relevo de Jesús Navas es casi una condena...

-Sí, es un futbolista que lo ha demostrado todo en el Sevilla, es un pesado, como digo yo, aquí es un dios. A mi es un futbolista que me encanta. Nos ha dado muchas alegrías y muchos éxitos.

-Que Álvarez use un sistema con interiores o mediapuntas le abre un abanico de posibilidades, ¿no?

-Yo creo que sí, podría jugar en tres o cuatro posiciones distintas, de interior, en los tres puestos de la mediapunta, en la banda...

-Como interior, como en el 4-3-3 frente al Levante, tendría más libertad, menos responsabilidad defensiva y más líneas de pase...

-Claro, eso es. Me vendría bien, porque me daría libertad y estoy más cerca de los compañeros de ataque y de los medios centro.

-Ahí Cigarini le puede ofrecer mucha competencia, ¿no?

-Sí, Cigarini tiene mucha visión de juego y bastante calidad técnica. Juega rápido a uno o dos toques.

-Otra cualidad suya es su golpeo a balón parado, un rol con pocos especialistas en el Sevilla, ¿no cree?

-Tampoco sabría decir, hay buenos jugadores para eso, Renato, Perotti... Hay buenos lanzadores y la verdad que el balón parado es uno de mis fuertes. Pero si no estoy en el campo hay otros especialistas.

-¿Cómo estaba el vestuario tras el palo de la Champions?

-Estábamos con la idea de pasar. Fallamos, por una cosa o por otra, pero eso pasó y ahora hay una temporada por delante y tenemos ganas de conseguir cosas importantes para aspirar a lo máximo. Lo bueno del fútbol es que semana tras semana te da la reválida y hay que mirar hacia delante.

-Ahora se abre un nuevo camino que tuvo inicio feliz en Valencia...

-Fue importante ganar al Levante, porque era un partido trampa, con un césped malísimo. El equipo hizo un partido muy serio en todas sus líneas a pesar de las circunstancias negativas. Ahora viene el Deportivo, en casa, con nuestra afición, y hay que sacarlo adelante como sea.

-Tras el fracaso ante el Braga, el objetivo está bien definido, el tercer puesto, por el que parece que ha crecido la competencia.

-Estamos hablando de la mejor liga del mundo, por delante de la inglesa. Hay dos grandes y después están Villarreal, Valencia, Atlético y nosotros. Va a ser una liga muy disputada, con enfrentamientos directos en los que no podemos fallar. Para eso estamos, y creo que hay plantilla para cumplir ese objetivo. Después de lo que ha pasado, hay que quedar entre los tres primeros, aunque no será fácil. Con la ayuda de todos lo vamos a conseguir, estoy convencido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios