Una semana decisiva

  • La contratación de un central y la difícil tarea de aligerar la plantilla de descartes son las prioridades de la planificación a siete días del regreso de las vacaciones · Continúan los contactos por Compper.

El Sevilla afronta una semana decisiva en su planificación con varios asuntos pendientes. Y será decisiva por ser la última antes de que comience a moverse toda la maquinaria de una nueva temporada, con el ritual de los primeros controles médicos y el inicio del trabajo de cara a una dura e ilusionante campaña. El lunes de la semana que viene, 4 de julio, están citados los primeros futbolistas para los controles sanguíneos, y será cuando Marcelino ya esté por Sevilla y cuando todo deberá estar más o menos diseñado en la planificación del curso.

Y Monchi tiene trabajo que hacer. El subdirector general deportivo tiene la tarea de cerrar el central que le ha pedido el entrenador y de buscar acomodo para un puñado de futbolistas con los que no cuenta el club, aparte de los que van a seguir formando parte de la plantilla pero que tendrían las puertas abiertas en caso de la llegada de una oferta interesante (Romaric, Diego Capel...).

En el primer asunto la semana promete movimiento. El Sevilla no va a esperar mucho a César Navas, así que si no hay pronto una respuesta afirmativa del Rubin Kazan la reacción siguiente será apretar con alguna de las negociaciones que hay abiertas y cerrarla. La más avanzada, según adelantó ayer este diario, es el alemán de 26 años del Hoffenheim Marvin Compper. El fichaje de este jugador requerirá una inversión superior (entre 3 y 4 millones de euros), pero que se compensaría con la ficha tan altísima que tiene Navas en la liga rusa. Monchi tiene otras opciones en Alemania y también en Francia, pero la de Compper satisface y está avanzada con el jugador, pues sus agentes ya han viajado incluso a Sevilla para hablar con el club.

Marcelino, aunque públicamente asegura que no le importaría marcharse a Costa Rica sin ese refuerzo en la defensa, sí que ha comentado al club que tenerlo en pretemporada para poder empezar a trabajar con la base sí es una prioridad. No tanto la llegada del delantero. En eso sí va a esperar el Sevilla porque entiende que con el sí de Kanoute ya ha avanzado bastante. La idea es que el asturiano vea a la plantilla a pie de campo para afinar bien en las características de ese jugador que debe complementar el ataque, aunque en principio los tiros van por un hombre de movilidad y movimientos rápidos, tipo Giovani dos Santos, por el que ya ha habido contactos con el Tottenham (una oferta de 4,5 millones, según Calciomercato).

Otro asunto en el que deberá avanzar Monchi y para lo que quizá Marcelino le apremie incluso más que en los fichajes es la siempre difícil tarea de aligerar la plantilla. El de Careñes quiere un plantel de unos 22 profesionales y varios jugadores del filial y en la nómina del primer equipo blanco hay muchos más a los que incluso ya se les ha comunicado que no cuentan para el proyecto. El traspaso de Sergio Sánchez es un hecho desde hace varios días, pero ni el Málaga ni el Sevilla lo hacen oficial en espera de las pruebas médicas que se le están realizando. Pero al margen de eso, hay jugadores como Alfaro o Cala que están pendientes de encontrar destino. El primero tiene ofertas, pero el club quiere recibir una compensación económica. El defensa, por su parte, va a decidir entre el lunes y el martes y parece que puede decantarse por la opción del AEK, donde coincidirá con José Carlos.

Otros futbolistas cuyo futuro es una incógnita son Arouna Koné, por quien había surgido un interés del Hannover 96, y Tom de Mul, que debe volver de una calamitosa cesión en Bélgica en la que ni siquiera debutó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios