El tesoro de cada verano

  • La venta de Krychowiak al PSG seguirá la estela de otras figuras traspasadas en el periodo estival. José Antonio Reyes inició en 2004 una serie que supera los 300 millones en ingresos

Comentarios 1

El traspaso de José Antonio Reyes al Arsenal en 2004 constituyó el alfa de un nuevo modelo de gestión en el Sevilla Fútbol Club. No pocas críticas recibió entonces la dirección deportiva sevillista por una operación, la primera de una bendita letanía, que recaudó para las arcas del club más de 20 de millones de euros.

Con Reyes, por tanto, dio comienzo una política de gestión basada en la compra y también en la venta de activos de la que, 12 años después, ha superado los 300 millones de ingresos sólo en los nombres más sonados. En el presente verano, siguiendo con la tradición en Nervión, será Grzegorz Krychowiak quien contribuya con los cerca de 30 millones a seguir dando lustre en las arcas.

Aunque inferior a su cláusula de rescisión, las cifras que están manejándose son verdaderamente astronómicas. De hecho, la plusvalía del traspaso del polaco, adquirido al Reims en 2014 por unos cinco millones, se auparía a la cúspide de las operaciones de venta realizadas por el Sevilla en las últimas campañas. Únicamente los cerca de 40 millones que resultaron finalmente de la venta de Daniel Alves al Barcelona sobrepasarán el saldo que aportará el traspaso del medio centro de Gryfice. Y ésas, la del lateral brasileño, son palabras bien mayores.

Ya todo es distinto. Sea un jugador de la cantera o haya sido la mayor de la alegría de la huerta en el vestuario, al sevillismo no le ha pesado más la diáspora de futbolistas con proyección. El dinero recibido en estos años no sólo ha servido para sanear a la entidad sino para, temporada tras temporada, confeccionar plantillas de lo más competitivas: sólo hay que ojear el palmarés del equipo en la última década para certificar que la política de ventas y compras trae buena cuenta.

En una enumeración de mayor a menor cantidad de dinero en el traspaso, siempre en valores aproximados (no siempre son trasparentes los clubes a la hora de precisar con exactitud las cifras de los traspasos), después de la venta de Daniel Alves al club barcelonista en 2008 sigue la de Carlos Bacca al Milan, el verano pasado. El club milanista abonó por el colombiano unos 30 millones que, entre otros, sirvió para poder fichar a N'Zonzi y cumplir con la masa salarial que ha vuelto a dar una alegría a la afición en la temporada recién concluida.

Por cerca de la treintena de millones se marchó también Álvaro Negredo al Manchester City en el verano de 2013, cantidad que no se distancia demasiado de los cerca de 30 millones con los que el Real Madrid cumplió por Sergio Ramos en el verano de 2005. Quizá sean finalmente éstas las únicas operaciones que comportarán ingresos similares a los de la venta que Krychowiak, una nueva pista que habla a las claras de lo óptima que puede resultar su venta al PSG de Unai Emery.

En la mencionada lista de traspasos sonados en los que el Sevilla ha sido protagonista cabe reseñar igualmente la marcha de Julio Baptista al Madrid (unos 25 millones en aquel mismo verano de 2005), la de Jesús Navas al Manchester City por 20 millones (verano de 2013) o, el que fue el traspaso estrella del verano anterior, la marcha de Alberto Moreno al Liverpool por aproximadamente unos 20 millones.

En los próximos días se sabrá el montante final al que ascenderá el traspaso de Krychowiak, un hito más en la historia de éxitos gestores de este Sevilla sin un fin a la vista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios