sevilla f.c.

El tren que perdió Capel

  • De animar al Tottenham a pagar su cláusula a pasar desapercibido o de debutar en la selección absoluta a ser uno más en la sub 21, el extremo debe partir de cero · "A lo mejor no lo asesoraron bien", dice Del Nido

Comentarios 5

Hace pocos días Vicente del Bosque, a la sazón seleccionador nacional, pronunciaba unas palabras en referencia a Diego Capel en las que venía a decir que el futbolista almeriense, otrora con una proyección enorme y que llegó a debutar en la absoluta bajo su beneplácito, ha sufrido "un bajón". No quiere decir que se haya perdido la estrella del extremo sevillista, que por juventud y condiciones futbolísticas, tiene aún mucho que decir en nuestra Liga, pero sí que debe reconsiderar su trayectoria y trabajar para reverdecer esos laureles que le vinieron hace justo un año, cuando en el verano pasado era uno de los futbolistas de moda del balompié nacional.

La cosa ha cambiado tanto para Capel en un año que, de recibir José María del Nido varias ofertas por el jugador e incluso una de ellas superando la cuantía de su cláusula de rescisión de 16 millones de euros -la del Tottenham entonces de Juande Ramos que fue rechazada-, en el club de Nervión no hay en la actualidad ninguna propuesta formal y mucho menos que se acerque a esta cifra.

Es más, el presidente fue bastante claro la noche del jueves en el programa de la radio del club Quédate a mi lado, cuando ya bastante tarde, se refirió al futbolista almeriense y al punto muerto en el que se encuentran ahora mismo las negociaciones para su renovación. El Sevilla tiene la sartén por el mango a día de hoy con el contrato de Capel. Es cierto que le quedan dos temporadas, pues firmó hasta 2011, pero tiene una cláusula de rescisión que sin ser prohibitiva para un grande al menos invita a pensárselo antes de acometerla -16 millones de euros- y es de los jugadores que menos cobra de la plantilla. Es más, desde que Capel firmó su primer contrato del primer equipo (aún con Puerta en vida), no ha vuelto a hacerlo pese a que el Sevilla lo ha intentado.

"Todas las renovaciones tienen su momento. Nosotros cuando su rendimiento estaba siendo muy bueno se lo propusimos y él creyó oportuno que no. Ahora la cosa ha cambiado. El tema se enfrió y ahora es el Sevilla el que cree que quizá no sea el momento", decía el presidente, que se lamentaba de cualquier forma de que en su día no se llegara a un acuerdo que, a su juicio, el futbolista en el fondo veía con buenos ojos: "Él quería y quiere quedarse en el Sevilla, pero a lo mejor no estuvo bien asesorado en este tema".

Esta negativa a renovar (según Del Nido, bajo consejo de su representante) y su irregular estado de forma hicieron que Capel no fuera durante la temporada pasada el extremo titular indiscutible en el Sevilla que apuntaba en verano y que animaba a su agente a evitar la renovación a la espera del movimiento de un grande. De hecho, circularon rumores de clubes como Barcelona, Juventus y, sobre todo, Real Madrid como alternativas a pagar su cláusula o a esperar a que su final de contrato se fuera acercando para presionar así al Sevilla con una salida. Pero fue desapareciendo de las alineaciones. Adriano le ganó el sitio en muchos partidos y al final, Perotti e incluso Romaric en esa posición de falso extremo por la izquierda jugaron en su puesto incluso más que él.

Intactas quedaron, eso sí, sus buenas sensaciones como futbolista. Al final de la temporada dio síntomas de recuperar su forma. Desborde, velocidad, verticalidad... y ese fútbol distinto que permite provocar tantas tarjetas en los defensas contrarios siguen siendo sus credenciales y sus mejores armas para el futuro con las que debe subirse al próximo tren que le llegue, pero ante el que deberá estar más listo.

En el Sevilla, por ejemplo, no sentó bien la rapidez con que despreció al club que lo dio a conocer. El propio Del Nido ha lanzado un mensaje claro de que ahora no es el momento. La posición de fuerza la tiene el Sevilla, que sabe, además, que Capel no aguantará mucho sin forzar un encuentro cobrando lo que cobra (hasta David Prieto, que renovó el curso pasado, puede heberle superado en esa faceta).

El propio presidente lo ha dicho, pero una prueba de la frialdad de las relaciones es que su agente estuvo en Sevilla y en el Sánchez-Pizjuán al final de la pasada temporada -presenció en directo el partido ante el Deportivo- sin que se reuniera en ningún momento con nadie del club nervionense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios