La Archidiócesis de Miami afronta una demanda por abuso sexual a un menor

  • La supuesta víctima relata que, en los años 80 y durante 18 meses, un sacerdote abusó de él siendo niño y que no denunció el caso por temor a su padre.

La Archidiócesis de Miami afronta una nueva demanda presentada por un hombre que afirma fue víctima de abuso sexual por un sacerdote cuando él era un niño y que esa institución ocultó, presuntamente, la información del caso. El abogado de la supuesta víctima, Jeffrey Herman, dijo en una conferencia de prensa que el hecho ocurrió en la década de los años ochenta y presentó a la Archidiócesis la declaración de un religioso que testifica que conocía las acusaciones contra el sacerdote Rolando García.

García, pastor de la iglesia católica St. Agatha, está acusado en la demanda presentada de, presuntamente, haber abusado del menor durante 18 meses, imputaciones que rechazó. "Rotundamente niego estos cargos que, firmemente, creo que han sido maliciosamente fabricados. De más está decirles que soy totalmente inocente de esta alegación", dijo en un comunicado divulgado por la Archidiócesis.

La supuesta víctima relató que García presuntamente lo besaba en los labios, lo tocaba, le pedía que se quitara la ropa porque no había aire acondicionado y que durmiera desnudo, pero que no denunció el caso por temor a su padre. "Abusó de mi, es como una pesadilla. No quiero que le pase a ningún niño lo que me pasó a mi. Tengo un niño de 14 años y lo cuido con el alma", declaró en la rueda de prensa. Su abogado dijo que no era la primera vez que el religioso se enfrentaba a una acusación de presunto abuso sexual. "En el 2007, presenté otro caso contra la Archidiócesis de Miami a nombre de un hombre que arguyó que fue abusado sexualmente por el padre Rolando García", expresó Herman.

La Archidiócesis de Miami, a su vez, señaló que fue informada por el abogado a mediados de agosto de que presentaría una demanda involucrando a García. Al conocer las alegaciones, el pastor "inmediatamente y de forma voluntaria se sometió a una prueba con un detector de mentiras, que pasó". "La política de un ambiente seguro de la Archidiócesis de Miami fue seguida, incluyendo informar esta acusación a la oficina local de la Fiscalía Estatal", indicó. García dijo, a su vez, que esa institución recientemente le notificó de una "acusación de abuso sexual a un menor que, según el acusador, supuestamente ocurrió alrededor de 30 años atrás". "Para ayudar en la búsqueda de la verdad, me dispuse voluntariamente a participar en un detector de mentiras (polígrafo). El resultado demostró que he dicho la verdad, lo cual demuestra mi credibilidad e inocencia ante tal alegación", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios