Cadena perpetua por secuestrar a una niña y esclavizarla 18 años

  • La hoy mujer dio a luz dos bebés, fruto de las constantes violaciones de su secuestrador

El matrimonio acusado del secuestro en 1991 de Jaycee Lee Dugard, a quien mantuvieron en cautiverio durante 18 años, fue sentenciado ayer a una pena de 431 años de cárcel para Philip Garrido y otros 36 para su esposa, Nancy, informó la prensa local.

Los Garrido, que a finales de abril se proclamaron culpables de los cargos formulados contra ellos (violación, actos lascivos y secuestro con fines sexuales, entre ellos), recibieron de forma oficial sus condenas. Durante el cautiverio de Dugard, la víctima dio a luz a dos bebés, cuya paternidad corresponde a Phillip Garrido.

El fiscal de distrito del condado de El Dorado, Vern Pierson, describió al acusado como "un depredador sexual que robó la infancia y la inocencia a una niña de 11 años", cuyas acciones provocaron "constantes pesadillas a su madre, Terry Probyn, durante 18 años".

Por su parte el juez encargado del caso, Douglas Phimister, explicó que los acusados "no tienen alma". "Lo que hicisteis va más allá de lo horrible. Espero que penséis largo y tendido sobre lo que habéis hecho".

Terry Probyn, la madre de Dugard, secuestrada desde los 11 hasta los 29 años, leyó en la corte judicial un comunicado escrito por su hija: "A Phillip Garrido: odié cada segundo de cada día de esos 18 años por las perversiones sexuales que empleaste conmigo. A ti, Nancy, no tengo nada que decirte".

En el mensaje hacia su captor, Dugard añadió que sus acciones fueron "criminales" y consideró que le había "robado la vida".

Probyn, tras leer las palabras de su hija, añadió por su propia cuenta: "Durante 18 años podía oírla llorar, no con mis oídos, pero sí con el corazón. Podía sentir su dolor, no con mi cuerpo, pero sí con el corazón. He vivido un infierno en la Tierra. Fuisteis vosotros, Nancy y Philip Garrido, quienes me rompisteis el corazón".

La mujer fue raptada en 1991 en plena calle, al sur de South Lake Tahoe (California) y ante los ojos de su padrastro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios