Valencia

Cuarta muerte en 48 horas por violencia de género

  • Un anciano ha matado a su mujer en Valencia y luego se ha suicidado. En Almería ha aparecido el cadáver de la joven que llevaba desaparecida tres días.

Comentarios 8

Un hombre de 79 añosha matado supuestamente a navajazos a su mujer, de 82, en la localidad valenciana de Museros y después se ha suicidado disparándose con una pistola, según han informado fuentes de la Policía Local y de la Guardia Civil y el alcalde de la población. Por otro lado, en Almería ha aparecido el cadáver de Rosa Galera, la joven que permanecía en paradero desconocido desde el lunes y cuyo ex marido está detenido como sospechoso de la desaparición.

El suceso ocurrió sobre las diez de la noche del miércoles en el número 13 de la calle Mezquita, casi en el centro del municipio, cuando una mujer que cuidaba a la pareja llegó a la vivienda y se encontró un charco de sangre y los cuerpos sin vida de estas dos personas, ante lo que avisó a la Policía Local y a la Benemérita.

La Guardia Civil, que investiga el suceso, trabaja con la hipótesis de que el hombre, Ramón G., matara a su mujer, ya que ésta presentaba signos de violencia, y después se quitara la vida.

Los vecinos de la pareja han coincidido en señalar que la mujer vivía "amenazada" por él, quien en varias ocasiones había anunciado su intención de matarla "con un cuchillo" ya que, según decía, su esposa y su cuñada "querían envenenarle".

Según la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ana Botella, no constaba ninguna denuncia por malos tratos previa, hecho que posteriormente ha confirmado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), que ha informado de que no hay antecedentes judiciales ni policiales de maltrato de la pareja.

Botella ha explicado que al parecer, según las primeras investigaciones, el supuesto asesino avisó a la asistenta que los atendía para que acudiera en un determinado momento a su domicilio tras haber dejado todo ordenado y preparado.

La fallecida, en caso de confirmarse que se trata de un nuevo caso de violencia machista, se convierte en la víctima número 27 de la violencia de género en España en lo que va de año, y la tercera de ellas en la Comunitat Valenciana.

La violencia machista se ha cobrado en poco más de 48 horas cuatro nuevas víctimas en España, la primera el pasado 31 de mayo en la localidad madrileña de Móstoles, y un día después; el 1 de junio, otra mujer fue asesinada en Mieres (Asturias); y este jueves la Guardia Civil ha hallado en un paraje de Tabernas (Almería) el cadáver de Rosa Galera, la mujer de 28 años que desapareció el pasado lunes en el municipio almeriense de Fines.

Asimismo sería el segundo caso de violencia de género que se registra en Museros en algo más de un año, después de que el 30 de abril de 2010 una mujer de 51 años muriera acuchillada a manos de su ex pareja, de 57 y nacionalidad búlgara, quien fue detenido ese mismo día.

El alcalde de esta localidad de unos 4.700 habitantes, José María Aznar, ha explicado que al parecer el hombre asestó varios navajazos a su esposa y posteriormente se disparó un tiro en la sien con una pistola "muy pequeña y antigua".

Aznar ha indicado que, pese a la avanzada edad de la pareja, no vivían recluidos en casa, y que algunos vecinos le han comentado que estuvieron hablando con el hombre a las cinco y media de la tarde en el jardín que hay frente al inmueble.

Por su parte, Fernanda Sepúlveda, amiga y vecina de la fallecida, ha asegurado que ésta "tenía miedo" porque su marido "le amenazaba siempre" y ha explicado que, aunque le propusieron irse a una residencia o denunciarlo, "ella decía que no" pues negaba que su marido le fuera a hacer nada ya que "no veía casi".

Según la amiga de la fallecida, el hombre llamó a la asistenta antes del suceso y le dijo: "Mañana, Mar, no subas tú sola, sube con tu marido, porque te encontrarás una sorpresa".

Otras dos vecinas del matrimonio, María Jesús Celda y Mari Carmen Agudo, también han remarcado la mala relación de la pareja ya que, según ha afirmado la primera, "se llevaban mal desde hace tiempo".

Según Agudo, el marido "ya le tenía preparado el pastel" y los vecinos "tendrían que haber denunciado" antes el caso ya que, ha lamentado, "ella no se atrevía" aunque ellos se lo advertían.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios