Sociedad

La DGT quiere homologar el carné de conducir para toda Iberoamérica

  • El Gobierno apuesta por crear un espacio que permita unificar los criterios en todos los países para acceder a los distintos tipos de permiso · Latinoamérica tiene la tasa de mortalidad en carretera más alta del mundo

Comentarios 8

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, apostó ayer por "avanzar en la unificación de criterios" con América Latina y El Caribe para obtener el carné de conducir, "en la misma formación y mismos conocimientos", así como en las legislaciones penales y civiles. Durante la inauguración en Madrid del I Encuentro Iberoamericano y del Caribe sobre Seguridad Vial Protegiendo Vidas, en el que participan 19 países latinoamericanos y caribeños, junto a España, Portugal y Andorra, De la Vega insistió en la idea de poner en marcha políticas comunes de seguridad vial, extendiendo la colaboración a la formación de policías de tráfico, fiscales y jueces.

Por su parte, el director general de Tráfico, Pere Navarro, abogó por la creación de un espacio iberoamericano que permita unificar criterios y exigencias para acceder a los distintos tipos de permisos de conducir, y de esta forma reconocer su validez en los distintos países.

Navarro hizo hincapié en que los países que asisten al encuentro tienen una "voluntad común" de ponerse de acuerdo "en un cierto nivel de exigencia" para acceder al permiso de conducir.

Tras recordar que España tiene convenios para el canje de permisos con la mayoría de los países iberoamericanos, incidió no obstante en que los Estados europeos han sido capaces de ponerse de acuerdo en "unos mismos tipos de permiso y unas mismas exigencias para acceder" a los diferentes tipos de carné.

Por ello, procede ahora, en su opinión, avanzar en un proyecto común iberoamericano, en el que los estados se pongan de acuerdo en las exigencias para los distintos tipos de permiso. De tal forma, agregó Navarro, que se pueda reconocer su validez en otros países.

Durante su intervención en la cumbre, el responsable de Tráfico fue desgranando las distintas medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la siniestralidad vial.

En los últimos cinco años el número de muertos en la carretera se ha reducido en torno a un 46% y sólo en 2008 este descenso fue del 20%.

Al repecto, de la Vega dijo que "ni es suficiente ni podemos estar satisfechos", y destacó que, aunque el reto "es difícil", hay que "globalizar no los riesgos, sino el bienestar" y en ello la seguridad vial es una cuestión de máxima importancia.

La vicepresidenta aseguró que la comunidad internacional se encuentra ante "una emergencia de carácter global" en la que todos, desde los gobiernos a las empresas y los ciudadanos, están involucrados en dar una respuesta. "Es nuestra responsabilidad. El coste social y económico es muy duro para cualquier sociedad", añadió, y destacó que la "realidad dramática" de la siniestralidad vial "azota con mucha dureza" a los países iberoamericanos.

Los países de América Latina ostentan la tasa de mortalidad en carretera más elevada del mundo, con 26 muertes por cada 100.000 personas. De seguir así, en 2020 la tasa habrá crecido hasta los 31 fallecidos por 100.000 habitantes. Además, los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte en Latinoamérica entre personas de 5 y 44 años.

Navarro, al igual que el subsecretario del Ministerio del Interior, Justo Zambrana, incidió en la importancia de que se escuche a las víctimas de tráfico, como Mar Cogollos, la presidenta de la Asociación para el Estudio de la lesión Medular Espinal (Aesleme). Representantes de las víctimas de las carreteras transmitieron su visión sobre esta lacra. Así, Cogollos, quien lleva más de 20 años en una silla de ruedas por un accidente de tráfico, pidió a los políticos de los distintos países que se impliquen y comprometan con la seguridad vial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios