Dimite el concejal Pedro Calvo tras ser imputado por el 'caso Madrid Arena'

  • El ya ex edil de Economía y Empleo de Madrid, en su condición de presidente de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, era el responsable de la cesión de locales municipales para eventos.

Comentarios 12

El delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana y tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, ha presentado a la alcaldesa, Ana Botella, la dimisión de todos sus cargos, tras ser imputado en el caso Madrid Arena. Así lo han asegurado fuentes municipales horas después de que el juez que investiga el caso Madrid Arena, Eduardo López Palop, haya citado como imputado a Pedro Calvo, presidente de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, que gestiona el pabellón Madrid Arena donde se produjo la avalancha humana que provocó la muerte de cuatro jóvenes el pasado día 1.

Calvo ha dimitido de todos sus cargos: tercer teniente de alcalde, concejal delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana y portavoz del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento, además de presidente de Madrid Espacios y Congresos, cargo que ocupaba desde enero de este año. La dimisión de Pedro Calvo había sido solicitada por la mayoría de los grupos de la oposición junto a la de otros altos cargos del Gobierno local y de la empresa municipal, entre ellos el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, que fue anteriormente presidente de Madrid Espacios y Congresos.

Es la primera dimisión de un responsable político tras la polémica desatada por el suceso ocurrido en el recinto multiusos de la Casa de Campo de Madrid, en el que la madrugada del pasado día 1 se celebró una fiesta de Halloween con la asistencia de miles de personas. Aunque el número de asistentes está aún por concretar, el jefe superior de policía de Madrid, Alfonso Fernández Díaz, ha confirmado que el aforo estaba "sobrepasado", tal y como ya había anunciado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que hablaba de que el espacio estaba "sobradamente sobrepasado".

La polémica se extendió a las condiciones de seguridad del pabellón, en el que un estudio municipal encontró deficiencias que, sin embargo, el gobierno de Ana Botella aseguró que habían sido subsanadas en octubre. A raíz de la avalancha, la alcaldesa ordenó la apertura de una investigación interna para llegar hasta el final en lo ocurrido y aceptó una comisión de investigación que quedará constituida el próximo día 16.

Pedro Calvo Poch lleva 12 años ocupando responsabilidades en los gobiernos autonómico y municipal de Alberto Ruiz-Gallardón. En 2004 fue nombrado portavoz adjunto del Grupo Municipal del PP, del que es portavoz tras la llegada de Ana Botella a la Alcaldía, el pasado mes de diciembre después de que Alberto Ruiz-Gallardón renunciara a su cargo para ser ministro de Justicia.

El juez imputa al concejal Pedro Calvo por el caso Madrid Arena

Horas antes de producirse la dimisión de Pedro Calvo, el juez que investiga el caso, Eduardo López Palop, le había citado como imputado. Además, López Palop ha citado a declarar como imputado para el día 20 al empresario Miguel Ángel Flores, gerente de la empresa Diviertt, organizadora del evento, y al día siguiente al representante legal de la empresa de seguridad Kontrol 34.

El juez, acompañado por el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, ha llevado a cabo este martes una inspección ocular en el pabellón del Madrid Arena, donde ocurrieron los hechos. También han acudido a la inspección representantes de la Policía Científica y de la Brigada de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía, así como dos policías nacionales y un agente municipal de Madrid que acudieron a la fiesta estando fuera de servicio.

Tras la inspección, el fiscal superior de Madrid ha resaltado que "en este procedimiento se va a investigar si han existido responsabilidades penales", porque "las eventuales responsabilidades administrativas o políticas deberán depurarse en otros ámbitos". El Ministerio Fiscal quiere que se realice "una investigación lo más exhaustiva y minuciosa posible" que permita determinar cuál fue el motivo que generó el suceso y quiénes son las personas responsables, ha señalado Moix. "Si alguien del Ayuntamiento ha cometido una conducta que pudiera ser constitutiva de una infracción penal se le podrá imputar", ha explicado el fiscal superior de Madrid, quien ha precisado que las imputaciones se realizan cuando se está determinando la posible participación o intervención de la persona en los hechos.

La inspección ocular dirigida por el juez instructor del caso constituye una diligencia de investigación más que debe añadirse a las que está practicando y va a practicar la policía judicial y a las que en los próximos días va a llevar a cabo el magistrado instructor. Se trata de averiguar cuál fue la causa o las causas que originaron el suceso y, a partir de ahí, valorar si hubo algún tipo de responsabilidad penal tanto en las personas o en las empresas organizadoras del evento o en aquellas que tuvieron intervención en el control de los accesos o en el control de la seguridad dentro del Madrid Arena.

Durante la inspección, se ha visitado el recinto en el que se produjo la avalancha de personas y la muerte de las jóvenes, al tiempo que se ha constatado cómo era el lugar y cómo estaban localizadas las entradas y salidas. Según Moix, los tres policías que estuvieron presentes en el sitio en la noche de Halloween han dado su versión de los hechos in situ, lo que ha permitido comprender la situación de forma más clara y sencilla. Los policías, testigos presenciales, han dicho que la noche de los hechos se tiraron "petardos", pero "no parece que eso tuviese relación con la avalancha que se produjo", ha precisado el fiscal.

En cuanto al aforo, Moix ha detallado que está a la espera del informe de la Policía Científica para ver si con todas las imágenes de las cámaras se puede cuantificar aproximadamente el número de personas que había en el recinto, que permanecerá precintado por el momento. Sobre si había puertas cerradas o precintadas, Moix ha comentado: "No sabemos cómo estaban cuando se produjeron los hechos, pero no parece que estuviesen cerradas". El fiscal ha expresado su deseo de esperar a disponer de la información que va a suministrar la Policía sobre las cámaras y el aforo y a tener el atestado completo de la Policía para, a partir de ahí, valorar hacia dónde se va a dirigir la investigación y ver si hay que solicitar al juez la práctica de otras diligencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios