Expertos de la ONU viajan a Zimbabue para ver las necesidades humanitarias

  • Zimbabue se encuentra inmerso en la peor crisis económica desde su independencia en 1980 que le ha llevado al desabastecimiento de alimentos y otros elementos básicos, y al derrumbe del sistema sanitario y educativo

Un equipo de cinco expertos de la ONU se encuentra en Zimbabue para determinar las necesidades humanitarias del país, señala la prensa estatal zimbabuense. 

Encabeza la delegación la Secretaria General adjunta para Asuntos Humanitarios, Catherine Bragg, que llegó la noche del pasado sábado a Harare para estudiar durante cuatro días la situación, indica el oficialista Sunday Mail

También forman parte del equipo el director de la Organización Mundial de la Salud para Programas de recuperación y transición, Daniel López Acuña; el consejero para asuntos de salud de UNICEF, Robin Nandy, un representante del Programa Mundial de Alimentos y un experto en sanidad e higiene, añade el periódico. 

Zimbabue se encuentra inmerso en la peor crisis económica desde su independencia en 1980 que le ha llevado al desabastecimiento de alimentos y otros elementos básicos, y al derrumbe del sistema sanitario y educativo. 

Como consecuencia de la paralización en el sector de la salud pública, la epidemia de cólera que afecta al país desde agosto pasado ha quedado fuera de control y la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó el pasado viernes que el número de contagiados sobrepasaba los 80.000 y el de muertos los 3.700. 

Tras una misión de estudio realizada el año pasado sobre el terreno, la ONG estadounidense Médicos por los Derechos Humanos recomendó que la ONU se hiciera cargo de los sistemas de salud, sanidad y distribución de agua potable. 

La epidemia de cólera se originó en un populoso suburbio de Harare, donde la falta de agua y servicios sanitarios es crónica, y se extendió luego al resto de Zimbabue y cruzó las fronteras con los países vecinos. 

Las agencias internacionales de asistencia señalan que hasta siete millones de personas, de una población estimada en 12,5 millones de habitantes, necesitan ayuda alimentaria en Zimbabue, mientras que la UNICEF indicó recientemente que el 94% de las escuelas en las áreas rurales del país no han abierto este año. 

Todas las esperanzas están fijadas en que el nuevo gobierno de coalición que asumió el pasado día 13 pueda hacer frente a estos desafíos y restablecer la estabilidad en Zimbabue. 

Por su parte, el nuevo Ministro de Educación zimbabuense, David Coltart, dijo en una entrevista que también recoge el Sunday Mail, que tiene previsto apelar la semana entrante a las agencias de la ONU para que ayuden a reabrir las escuelas del país. 

"Me reuniré con representantes del UNICEF y del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) para ver como pueden ayudarnos a pagar los salarios de los maestros", dijo Coltart. 

El titular de Educación zimbabuense hizo también un llamamiento a todos los maestros, a través de sus sindicatos, para que "regresen al trabajo en beneficio de nuestros niños y nos den tiempo para movilizar los fondos necesarios para hacer frente a sus demandas", salariales. 

Los educadores zimbabuenses demandan un salario mensual equivalente a 2.200 dólares, mientras que el nuevo gobierno de unidad, que ha heredado una economía en ruinas les ofrece 100.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios