Manuel Lozano Leyva

"La Humanidad jamás renunciará a la conquista técnica de la energía nuclear"

  • Manuel Lozano Leyva, catedrático de Física Atómica, Molecular y Nuclear de la Universidad de Sevilla, desglosa las falacias en torno al debate nuclear tras el anuncio de cierre de la central de Garoña.

Comentarios 105

El catedrático de Física Atómica, Molecular y Nuclear de la Universidad de Sevilla, Manuel Lozano Leyva, afirmó en una entrevista a la Agencia Efe que la Humanidad "jamás" renunciará a la conquista científica y técnica que supone esa fuente de energía.

Manuel Lozano hace esta afirmación en un momento en el que la posible continuidad de la central de Santa María de Garoña (Burgos) reabre el debate sobre el problema energético y el futuro de la energía nuclear.

–En su último libro '¿Nucleares por qué no?' repasa las ventajas ecológicas, económicas, y sociales de la electricidad de origen nuclear. Pero ¿por qué sí a la energía nuclear?

–Ese es sólo un capítulo del libro, lo que ocurre es que es el más polémico, en el resto, mas que a favor de las centrales nucleares, que lo estoy, trato de dar información sobre todas las falsedades y mentiras que se han dicho hasta ahora.

–¿Cuáles son esas mentiras?

–Se dice que las centrales nucleares son inseguras, lo que es rigurosamente falso, en cincuenta años sólo se ha producido un accidente, el de Chernóbil, unas instalaciones con fines militares e inseguras, ya que no tenían muro de contención. En España en cuarenta años no ha habido ningún afectado. Otra de las mentiras es que es una energía cara. El megavatios a la hora producido por una central nuclear tiene un coste de 36 euros, mientras que el producido por una instalación eólica cuesta 83 euros y por una fotovoltaica 430 euros.

–Usted afirmaba recientemente que si un país renuncia a la energía nuclear se opone al futuro. Sin embargo, las reservas de uranio no durarán más de cien años si continua el ritmo actual de consumo. ¿La nuclear tiene por tanto fecha de caducidad?

–Eso es otra mentira. Los residuos radiactivos con uranio podrían reutilizarse, como se está haciendo en Francia y Japón, sin embargo, no se reprocesan porque sale más barato comprar el uranio. Existen otros posibles combustibles como el torio, más abundante y limpio, pero se sigue utilizando uranio en la actualidad porque es barato. No habrá problemas de combustibles nucleares.

–Garoña ha conseguido lo imposible, poner de acuerdo a Felipe González y José María Aznar, ambos partidarios de su continuidad. ¿Cómo ve el futuro de la central?

–Entre veinte y treinta centrales gemelas a la de Garoña han obtenido licencia para continuar con su actividad durante veinte más. Además, el Consejo de Seguridad Nuclear lleva desde 2006 observando su funcionamiento y ha decidido que es completamente segura. Muchas de las personas que están en contra no tienen pruebas pero los medios de comunicación le dan tanta credibilidad como a los expertos. Se está creando un problema político donde no lo hay. El cierre de Garoña supondría caer en manos de los fundamentalistas antinucleares y sería absurdo desde el punto de vista técnico y político.

–Nuclear versus renovables ¿No cree que la victoria es clara?

–Decir no a las nucleares supone decir sí al petróleo. Es absolutamente falso que las renovables puedan sustituir a la energía nuclear pero ambas deberían hacer un frente común para acabar con los recursos fósiles, que implican dependencia, y residuos que están presentes miles de años en la atmósfera, causantes del cambio climático, que sí es grave.

–La energía nuclear ha suscitado críticas de ecologistas, representantes políticos y ciudadanos. ¿Cree que su mala fama se debe a una cuestión de desconocimiento de esas ventajas que comenta o del recuerdo de tragedias como la de Chernóbil.

–La percepción que muchas personas tienen de la energía nuclear esta condicionada por la imagen de Hiroshima y Nagasaki, a lo que se ha sumado 25 años de intensa campaña antinuclear que no ha tenido respuesta. Tampoco se ha llevado a cabo una labor de información y divulgación, por lo que ha prosperado esta mala imagen que ahora está cambiando. Toda revolución científico-técnica ha suscitado reacciones contrarias: la electricidad, las vacunas...etc. Pero jamás la Humanidad va a renunciar a esta conquista científico-técnica que supone la energía nuclear.

Afirmó en una ocasión que Zapatero dirá sí a la energía nuclear cuando Obama la apruebe...

–Es seguro. Se identifica a los progresistas con las energías renovables y a la derecha con la nuclear, por eso a gente de izquierdas como Obama o Zapatero les da pudor apoyar esta fuente de energía. Las renovables se instalaron en España durante la dictadura y Aznar fue el único presidente del Gobierno que cerró una central nuclear. Éstas son productos de la democracia, incluso del partido socialista. Al final podrán las nucleares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios