Llevar una vida sana puede reducir a la mitad el riesgo de morir por un infarto cardiaco

  • Científicos identifican como factores clave mantener bajo el nivel de colesterol y no fumar

El riesgo de morir por un infarto cardiaco puede ser reducido a la mitad adoptando un modo de vida sano, indican científicos británicos en un artículo publicado en la revista médica The Lancet.

El grupo encabezado por Mika Kivimaki, del University College London, analizó cómo influían cuatro factores de la salud en la reducción del riesgo de infarto y comprobaron que el mayor beneficio se logra con valores bajos de colesterol, seguido por el abandono del hábito de fumar. Menor influencia tenían una reducción de la presión sanguínea y del azúcar en sangre.

Los participantes en el estudio no tuvieron que alcanzar valores ideales en estos ítems para reducir en un 57% el riesgo de morir de un infarto. Según los especialistas, alcanza con no fumar y bajar la presión sanguínea acercándose a valores óptimos, de 10 milímetros de mercurio. Además, los niveles de colesterol y azúcar en sangre deberían ser levemente reducidos en las personas no diabéticas.

Las personas que nunca fumaron y que presentaban valores ideales de presión, colesterol y azúcar en sangre, tenían un riesgo un 73% menor de morir por infarto cardiaco. En este caso, la mayor influencia la tiene el hecho de no fumar, dice el artículo.

Otro estudio conocido como Whitehall había descubierto que los hombres de los sectores de menos ingresos tenían un riesgo entre uno y tres veces mayor de morir por un infarto cardiaco que personas con más dinero. En cambio, el grupo de Kivimaki halló un riesgo sólo un 10% mayor.

La condición fue que representantes de ambos grupos eviten el cigarrillo y reduzcan sus niveles de presión y colesterol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios