Mayor Oreja defiende al cardenal Cañizares en la polémica del aborto

  • La vicepresidenta De la Vega dice que los abusos a menores son delito y la interrupción del embarazo legislar un derecho

El primer candidato del PP al Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, defendió al cardenal Antonio Cañizares por afirmar que no son comparables los abusos sexuales a menores con el aborto y ha dicho que lo único que hizo fue establecer "una cierta ordenación, dentro de la aberración de ambas cosas".

Mayor Oreja añadió que el hecho de que la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, crea que un feto de 13 semanas es un ser vivo, pero no un ser humano, "arroja más gravedad que cualquier comparación que se pudiese establecer de qué es más odioso", si el aborto o los abusos a menores.

En ese sentido, señaló que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, "debería enjuiciar primero si está de acuerdo en que los que van a nacer no son seres humanos" antes de pedir a Cañizares que rectifique porque, después de que Aído dijera "que los que van a nacer no son seres humanos", "el criterio moral del Gobierno en ese terreno es mucho más que relativo".

Explicó que Cañizares "ha pedido perdón por los abusos, pero considera más graves" los abortos y "lo único que hace es una cierta ordenación, dentro de la aberración de ambas cosas".

"Todo es repugnante, pero la ordenación es la que es, y más en él que es un cardenal, un obispo de la Iglesia y, obviamente, es la doctrina que tiene que defender", agregó Mayor Oreja.

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha afirmado afirmó ayer que una cosa son las creencias y otra los delitos al ser preguntada sobre las declaraciones del cardenal Antonio Cañizares en las que relacionaba los abusos sexuales a menores con el aborto.

"Una cosa son las creencias, otra los delitos y otra cosa son las regulaciones que establece la ley para garantizar derechos y la dignidad de las mujeres en el caso de la interrupción voluntaria del embarazo", afirmó De la Vega en su comparecencia al término del Consejo de Ministros.

A juicio de la vicepresidenta, no tiene nada que ver un tema con otro, ya que "no es igual que miles de niños y niñas que están bajo la tutela de algunas instituciones hayan sufrido acoso y violaciones durante años".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios