Sociedad

Muere Eluana tres días después de haberse suspendido su alimentación

  • En el momento del fallecimiento, el Senado italiano debatía la aprobación de un proyecto de ley para seguir manteniéndola con vida · El Vaticano pide que "Dios perdone a quienes la han llevado hasta ese punto"

Comentarios 10

Eluana Englaro, la mujer italiana que llevaba 17 años en estado vegetativo, murió ayer a las 20:10, tres días después de que los médicos interrumpieran completamente la alimentación e hidratación artificial que la mantenían con vida.

Hace justo una semana, Englaro había sido ingresada en la clínica La Quiete de Udine, al norte de Italia, para que un equipo especializado de médicos le suspendiera progresivamente la nutrición.

El padre de la mujer, Beppino Englaro, que había batallado durante años hasta conseguir que la Justicia italiana autorizara la muerte de su hija, acogió la noticia entre lágrimas y lo único que pidió a los medios de comunicación es que ahora le dejen estar solo.

Eluana falleció mientras en el Senado se debatía un proyecto de ley para prohibir la suspensión de la nutrición e hidratación que mantenía a la joven a con vida.

En el momento del debate, el presidente de la Cámara, Renato Schifani, fue informado de la muerte de Eluana y, tras conocer la noticia, todos los senadores se pusieron en pie y guardaron un minuto de silencio.

Después, Schifani expresó su solidaridad y cercanía con el padre, Giuseppe Englaro, y dijo que "éste es un momento en el que todos, comenzando por los políticos, deben reflexionar sobre el derecho de la vida y la muerte".

El vicepresidente del grupo conservador en el Senado, Caetano Quagriello, tomó el micrófono y denunció que "Eluana no ha muerto, sino que ha sido asesinada" a lo que Ana Finnochiaro, del Partido Demócrata, le respondió que "continuaban haciendo el enésimo acto de carroña política sobre la muerte de Eluana".

La Cámara de Diputados también mantuvo un minuto de silencio por la muerte de Eluana. Y, desde el Vaticano, su portavoz, Federico Lombardi, dijo que la muerte de Eluana debe ser para todos "un motivo de reflexión y de búsqueda responsable de las vías mejores para acompañar con el debido respeto el derecho a la vida, al amor y al diligente cuidado de las personas más débiles".

El jesuita Lombardi agregó, asimismo, que la muerte de Englaro deja a todos "una sombra de tristeza" por las circunstancias en que se ha producido.

Sobre la muerte de la joven también se expresó el ministro de Sanidad del Estado Vaticano, el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, que pidió a Dios que la acoja en su seno "y que perdone a quienes la han llevado hasta ese punto" (de morir).

Por su parte, el ministro de Sanidad, Maurizo Sacconi, tras expresar su solidaridad con el padre de la joven instó al Senado a que apruebe el proyecto de ley "para que el sacrificio de Eluana no sea inútil".

El primer ministro Silvio Berlusconi también expresó su profundo pesar por la muerte de Eluana y lamentó de que la acción del Gobierno no haya sido suficiente para salvarle la vida.

El neurólogo que sigue el caso de Eluana Englaro desde hace años, Carlo Alberto Defanti, afirmó ayer que su muerte se ha debido a "una crisis" que ha acabado con su vida "de improviso".

Según la agencia Agi, Defanti aseguró que no se esperaba la muerte de Eluana, ya que sólo habían transcurrido tres días desde que se interrumpió su nutrición.

El propio Defanti había previsto que Eluana viviría entre 12 y 14 días desde que se interrumpiera su alimentación.

El neurólogo añadió que la autopsia arrojará luz sobre la naturaleza de su muerte.

El portavoz de los senadores conservadores italianos, Maurizio Gasparri, dijo que el fallecimiento de Eluana Englaro ha sido "claramente" un caso de "eutanasia". Gasparri pidió saber qué ha sucedido en el centro La Quiete que, a su juicio, se puede llamar "la clínica de la muerte".

Otras voces se han sumado a la petición de esclarecer el fallecimiento de la joven italiana, como el neurólogo de la Universidad de Udine Giangluigi Gigli, quien ha pedido que La Quiete sea precintada.

Gigli solicitó, además, un examen toxicológico para aclarar si alguna sustancia externa pudo provocar la muerte de la joven.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios