Muere un piloto en pleno vuelo entre Bruselas y Estados Unidos

  • El fallecimiento se produjo por causas naturales. Dos pilotos de reserva se hicieron cargo del aparato.

El avión de Continental Airlines cuyo piloto murió en pleno vuelo entre Bruselas y Newark (Nueva Jersey, EEUU) aterrizó con normalidad en ese aeropuerto estadounidense. El vuelo 61 de Continental llegó a Newark, uno de los tres aeropuertos que prestan servicio internacional a Nueva York, con absoluta normalidad, después de que dos pilotos en reserva asumieran el mando del Boeing 777 que cubría la ruta entre Bélgica y Estados Unidos. El aeropuerto de Newark había puesto en marcha un dispositivo de emergencia para recibir con prioridad a la nave, en la que viajaban 247 pasajeros.

El capitán, de 60 años, murió por causas naturales y contaba con 32 años de experiencia como piloto de Continental, según una portavoz de la aerolínea, que inicialmente había difundido por error que tenía 61 años de edad. La aerolínea no quiso difundir la identidad del fallecido, pero aseguró que ya se había notificado el deceso a los familiares.

Hasta hace poco más de un año los pilotos de aviones comerciales sólo podían ejercer su trabajo en Estados Unidos hasta los 60 años, pero en diciembre de 2007 se aprobó una ley que ampliaba la edad de jubilación obligatoria de estos profesionales hasta los 65 años.

Un doctor que viajaba en el avión dictaminó la muerte del piloto, según explicó un portavoz de la Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos. Miembros de la tripulación retiraron el cuerpo del piloto de la cabina para dejarlo en el área de reposo que utilizan durante las horas de vuelo. Los pasajeros, sin embargo, aseguraron a medios locales al llegar a la puerta C123 de Newark que no se les comunicó lo ocurrido durante el vuelo. Dos pilotos en reserva que viajaban en la nave, cumpliendo con las normas habituales de seguridad, tomaron los mandos del avión y realizaron lo que quedaba de las 7 horas y 29 minutos de vuelo "con normalidad y seguridad", según dijo la compañía.

La FAA había puesto en alerta a los equipos de emergencia del aeropuerto de Newark, pese a que, según explicó, se sabía que la nave contaba con un número adecuado de pilotos "perfectamente cualificados" para llevar a cabo el aterrizaje. Los pilotos en reserva que vuelan habitualmente en los aviones cuentan por norma general con más de 1.500 horas de vuelo y precisamente utilizan esos desplazamientos para aumentar su experiencia, según recordó la Asociación de Pilotos de Vuelos Comerciales de Estados Unidos. Esa organización añadió que en los trayectos transoceánicos los capitanes no están al mando del avión durante toda el viaje y es precisamente el personal en reserva el que suele tomar el control del aparato en algunos momentos del despegue y del aterrizaje para conseguir más horas de vuelo.

Continetal Airlines ya sufrió un incidente parecido cuando en enero de 2007 un piloto del vuelo 757 entre Houston y Puerto Vallarta (México) murió tras el despegue, con 210 pasajeros a bordo. La nave aterrizó a salvo en un aeropuerto de Texas. En febrero de 2008, un avión de British Airways que había salido de Manchester (Reino Unido) y se dirigía a Paphos (Chipre) fue desviado a Estambul cuando uno de los pilotos murió. La nave aterrizó con normalidad sin que ninguno de los 156 viajeros resultara herido. El pasado abril también murió el piloto de un avión privado bimotor que sobrevolaba Florida y uno de los pasajeros fue capaz de tomar los mandos del aparato, aterrizar en el aeropuerto de Fort Myers con la ayuda de los controladores aéreos y salvar a otros tres familiares que viajaban con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios