Multitudinaria despedida al humanista Vicente Ferrer en el sur de la India

  • La ceremonia se celebró en Bathalapalli, uno de los centros neurálgicos de su obra social · Unas 15.000 personas acudieron al sepelio · José Bono califica al filántropo "como un ejemplo para la humanidad"

El humanista español Vicente Ferrer fue enterrado ayer en el municipio sureño indio de Bathalapalli, uno de los centros neurálgicos de su obra social, ante miles de indios, sus familiares y el presidente el Congreso español de los Diputados, José Bono.

La ceremonia fúnebre, que comenzó hacia las 11:00 hora local (05:30 GMT), se desarrolló al aire libre bajo una sencilla estructura de palos metálicos de un telar habilitada para la ocasión, además de dos pantallas gigantes para que los lugareños pudieran seguir los detalles del entierro. Según cálculos provisionales ofrecidos a Efe por la Fundación Vicente Ferrer (FVF), unas 15.000 personas acudieron al sepelio.

El hijo de Vicente Ferrer, Moncho, cargó a hombros el féretro junto a otras personas, tras lo cual hizo un discurso en telugu (lengua propia del estado indio de Andhra) en el que reiteró su compromiso por continuar con la labor humanitaria de su padre.

También se comprometió a ello en el mismo idioma la viuda de Ferrer, Anna, después de que tomaran la palabra el ministro de Agricultura de Andhra, Raghuveera Reddy, y el presidente del Congreso español de los Diputados, José Bono.

El ministro de Andhra añadió que las autoridades levantarán una estatua en honor del filántropo catalán, a quien describió como una persona apolítica que tenía buenas relaciones con todos.

"Vicente, eres un ejemplo para la humanidad, no por lo que has dicho, sino por lo que has hecho", dijo en su alocución en español Bono, quien destacó que Ferrer dedicó toda su vida a trabajar para devolver la dignidad a quienes habían sido privados de ella y reiteró que "nadie muere mientras no se olvida". "Anna y Moncho se parecen mucho a tí, son como tú, le has contagiado tu pasión por los demás", declaró Bono.

El presidente del Congreso, el único que habló en español, recordó a los presentes una ocasión en la que preguntó a Vicente Ferrer cuál era su religión. "Creo que el mundo y la pobreza tienen arreglo, creo que la única solución vendrá del amor. Ésa es mi religión", le respondió el cooperante.

De acuerdo con el programa ofrecido por la Fundación Ferrer, se leyeron textos sagrados hindúes e islámicos, además de fragmentos bíblicos. El filántropo español, que murió el pasado viernes a los 89 años, fue entonces enterrado, al son de una versión instrumental de la tradicional canción L'hora dels adéu, interpretada por una banda india. Previamente, su féretro fue cubierto de flores por sus familiares y las autoridades presentes, la mayoría de ellos vestidos de blanco, conforme a la tradición funeraria hindú. También hubo disparo de salvas, ya que las autoridades de Andhra habían declarado un funeral de Estado para Ferrer.

Después muchos indios se acercaron para depositar flores y quemar incienso sobre la tumba de Ferrer. "Es un día triste, nos ha dejado una persona que ha vivido para los otros. Es un orgullo como catalanes tenerlo de referente. La huella que deja es imborrable", comentó tras el funeral la viceconsejera de Asuntos Exteriores y Cooperación de la Generalitat de Cataluña, Roser Clavell.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios