El Papa homenajea a la Inmaculada en la Plaza de España de Roma

  • Benedicto XVI fue ovacionado durante todo el recorrido hacia la imagen de la Virgen

Rodeado de miles de fieles, el papa Benedicto XVI participó ayer en la plaza de España, en el centro de Roma, en la tradicional oración en homenaje a la Virgen de la Inmaculada al pie de la escalinata de la iglesia de la Trinidad de los Montes.

Desde el Vaticano, el sumo pontífice llegó a la plaza de España a bordo de su tradicional papamóvil, ovacionado por los turistas durante todo el recorrido.

Benedicto XVI se arrodilló sobre una gran alfombra y después bendijo un gran ramo de rosas blancas colocadas bajo la estatua de la Virgen, antes de declarar "gracias, oh Virgen Inmaculada, por estar siempre con nosotros".

"Protege para siempre nuestra ciudad, reconforta a los enfermos y apoya a las familias. Danos la fuerza para rechazar al diablo bajo todas las formas", agregó el Papa, que también es obispo de Roma.

El Pontífice señaló que esta virgen es un mensaje de confianza y de esperanza para cada persona del mundo entero, "no hecho de palabras sino por su misma historia y que comparte su vida con Jesucristo".

El Papa llegó hacia las 16:15 a la Plaza de España a una ceremonia a la que asistieron el alcalde de Roma, Gianni Alemanno y el Vicario de la diócesis de la ciudad, el cardenal Agostino Vallini.

En el homenaje a la Virgen subrayó que la Inmaculada enseña que "todos están llamados a abrirse a la acción del Espíritu Santo" para poder ser "completamente libres" del mal. El Pontífice declaró además que María mira "a cada uno" con una mirada "llena de esperanza y compasión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios