El Papa viaja al Reino Unido para relanzar el diálogo con los anglicanos

  • La visita se enturbia ante las posibles manifestaciones de grupos laicos que le acusan de ocultar los casos de abusos a menores

El Papa comienza hoy su visita de cuatro días al Reino Unido, la cuál tendrá un carácter ecuménico, con la que espera relanzar el diálogo con los anglicanos tras abrir las puertas de Roma a los descontentos, y contra la que se han expresado grupos laicos que le acusan de ocultar casos de curas pederastas.

Este encuentro se realiza un año después de que el Vaticano anunciara la disposición de Benedicto XVI a acoger a todos los anglicanos que lo deseen y aprobara una constitución apostólica que prevé, entre otras, la ordenación de clérigos ya casados como sacerdotes católicos.

Varios miles de tradicionalistas, contrarios a las medidas demasiado aperturistas de la Comunión Anglicana, como la ordenación de mujeres y de homosexuales como obispos, ya han anunciado su regreso a la Iglesia católica.

El motivo central de esta visita es la beatificación, el domingo 19, en Birmingham, del cardenal John Henry Newman (1801-1890), anglicano convertido al catolicismo, considerado uno de los padres espirituales del Concilio Vaticano II.

Aunque la cita ha levantado menos expectación que la que realizó en 1982 Juan Pablo II, numerosos grupos laicos han anunciado manifestaciones contra el papa Ratzinger, al que acusan de ultraconservador y de ocultar los casos de abusos sexuales de clérigos contra menores, muchos de ellos ocurridos en Gran Bretaña y, sobre todo, en la vecina Irlanda.

En total, unos 22 sacerdotes fueron acusados y condenados por haber abusado de menores en los últimos años.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, afirmó que no se descarta que el Pontífice se reúna con víctimas de esos abusos, en la misma línea que ya hizo durante sus viajes a EEUU, Australia y recientemente en Malta.

El eventual encuentro, precisó Lombardi, se realizaría en un clima de discreción, espiritualidad y recogimiento, alejado de la presencia de los medios de comunicación.

Junto a los casos de pederastia, los contrarios a la visita critican el "conservadurismo" en temas como el aborto, las parejas homosexuales, la ordenación de mujeres sacerdotes, la investigación con células madre y el uso del preservativo. El viaje al Reino Unido es el 17 que realiza Benedicto XVI por el mundo y el undécimo a un país europeo en sus cinco años de Pontificado.

Además se trata de la segunda visita de un Papa de Roma al Reino Unido tras el cisma de 1534, provocado por el rey inglés Enrique VIII al no lograr del papa Clemente VII la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón, por lo que creó la Iglesia de Inglaterra, de la que se proclamó jefe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios