La misión 'Sunrise' inicia su viaje para desvelar las claves del Sol

  • España está entre los miembros del proyecto, que tiene como objetivo tomar las mejores fotos de la superficie solar jamás obtenidas.

La misión Sunrise de la NASA, en la que participa España a través de Intituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), dependiente del Ministerio de Defensa, partió del Centro Espacial de Esrange (Suecia) para observar la superficie solar mediante un telescopio, a bordo de un globo gigante. Este telescopio tiene también como objetivo obtener las mejores fotos jamás obtenidas de la superficie solar.

Concretamente, uno de los dos instrumentos que componen el gran telescopio embarcado en el globo es de elaboración íntegramente española. Se trata del IMaX (Imaging Magnetograph Experiment), un sistema especialmente complejo, capaz de obtener mapas bidimensionales de la distribución del campo magnético en el Sol con imágenes de altísima resolución. El otro instrumento del telescopio es una cámara de alta resolución en el ultravioleta, llamada SUFI, de desarrollo alemán.

Todas las imágenes recogidas por el telescopio permitirán estudiar con mayor detalle el magnetismo solar, que es el responsable de la actividad solar que incide directamente en la capa de ozono con los consiguientes efectos climáticos. 

Además de conocer mejor la actividad solar, permitirá profundizar, entre otras cuestiones, en la comprensión del llamado clima espacial, es decir, las tormentas solares cuyos efectos, en forma de radiación y partículas energéticas, ponen en peligro los satélites que orbitan la Tierra, provocando fallos en sus comunicaciones.

Plataforma de lanzamiento para España

En cuanto al desarrollo del IMaX, ha llevado siete años de trabajo, en el que han intervenido el INTA, que se ha ocupado del diseño óptico, el diseño optomecánico y el control térmico; el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), que ha coordinado el trabajo; el Instituto de Astrofísica de Andalucía; el Grupo de Astronomía y Ciencias del Espacio de Valencia (GACE) y el Instituto Ignacio Da Riva de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Según apunta el INTA, el trabajo en equipo de estas instituciones españolas convierte a la misión Sunrise en una plataforma de lanzamiento para España hacia nuevos proyectos de cooperación internacional como la misión Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA) y sitúa a España en una posición idónea para exportar tecnología innovadora como los retardadores ópticos basados en cristales líquidos que se utilizan en el IMaX.

La coordinación de la misión Sunrise es responsabilidad del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar y también participan, además del consorcio español, el KIS (Alemania) y el HAO/NCAR de Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios