Toledo se lleva la peor parte del anunciado temporal de nieve en el interior peninsular

  • El Gobierno insiste en que las previsiones meteorológicos no son siempre exactas y pide que no se sobredimensionen los fallos.

Castilla-La Mancha, y más en concreto, la provincia de Toledo, ha sido finalmente la zona más afectada por el temporal de nieve que azota la península y del que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) pronosticó el miércoles. Mientras, en Madrid capital no llegó a nevar, aunque sí lo hizo en el sur de la comunidad y en el Sistema Central. Hasta 12 puertos de montaña se han tenido que cerrar en la autonomía y se han registrado numerosas dificultades en las carreteras toledanas. De hecho, en la localidad de Ontígola, junto a Aranjuez, se registró un accidente múltiple en el que se vieron implicados hasta 17 vehículos, aunque no hubo que lamentar daños personales.  Tras varios días de alertas por temporales, el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió a la ciudadanía que no sobredimensionen los fallos meteorológicos que "a veces se producen", ya que las previsiones "no pueden ser siempre exactas al no existir instrumentos científicos que permitan asegurar al cien por ciento el cumplimiento de los pronósticos".

Casi medio centenar de kilómetros de las carreteras secundarias de Castilla-La Mancha registraron dificultades en la circulación, según detalló la Dirección General de Tráfico, debidas a la nieve y la niebla. Esta podría ser la causa del accidente ocurrido en la CM-412 a la altura de la localidad de Ontígola, en donde, según el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz Cano, se vieron implicados 17 vehículos, en su mayoría pesados. El incidente se produjo a las 8.00 horas y la vía tardó más casi dos horas en despejarse, lo que provocó retenciones en la zona. Además  provocó el corte temporal de la A-4, en ambas direcciones. Del mismo modo, la DGT, informó del cierre de una docena de puertos en la autonomía.

Toledo ha sido la zona más afectada por este temporal de nieve anunciado por la Aemet, aunque no la única. De hecho, la alerta estaba activada en todas las comunidades autónomas, a excepción de baleares, algunas por viento y otras por lluvias. En el interior de Galicia, el problema también fue la nieve. En Lugo, una mujer de parto se quedó atrapada en el coche en el que viajaba por la N-643, hasta que llegaron las quitanieves y pudo llegar al Hospital.

En Granada, el derrumbe de una ladera en la GR-4200 dejó incomunicado al pueblo alpujarreño de Soportújar. Además, el desprendimiento de un muro de contención dañó la parte del arcén y la calzada de la A-44 a su paso por el término municipal de Vélez de Banaudalla, por lo que que el carril fue cortado por prevención. Del mismo modo, en Extremadura, hasta 18 puertos de montaña se cortaron a la circulación como consecuencia de las continuas nevadas.

Por otra parte, todo el litoral cantábrico, además de Navarra y Aragón, registraron fuertes rachas de viento que en el caso de Cantabria, Asturias y País vasco, provocaron un fuerte oleaje en sus costas. En cuanto a Aragón, el gobierno autonómico ha decidido mantener la alerta naranja por vientos en la provincia de Teruel hasta el domingo.

En Canarias, en la localidad tinerfeña de La Laguna, una vivienda deshabitada se desplomó debido a la lluvia y el viento, sin que se produjeran daños personales. Además, la Guardia Civil rescató la pasada madrugada a dos personas que se habían quedado aisladas en su vehículo en el Parque Nacional del Teide tras una copiosa nevada. Precisamente, el Cabildo de Tenerife cerró al tráfico las carreteras de acceso al volcán. Así, las islas de Tenerife, La Palma y Gran Canaria registraron nevadas por encima de 1.800 metros y se espera que el tiempo mejore a partir de esta tarde. Las adversas condiciones climatológicas llevaban a cancelar hasta 38 vuelos en los aeródromos de La Palma y El Hierro. 

Igualmente, en Asturias, los relámpagos han provocado una avería en un avión de la compañía Air Berlín que tenía que despegar a las 12:20 del aeropuerto del Principado con destino a Palma de Mallorca. El vuelo se encontraba en la pista a punto de embarcar a los pasajeros cuando se produjo el incidente.

Tras varios días de alertas por temporales, el ministro del Interior pidió a la ciudadanía que no sobredimensionen los fallos meteorológicos que "a veces se producen", ya que las previsiones "no pueden ser siempre exactas al no existir instrumentos científicos que permitan asegurar al cien por ciento el cumplimiento de los pronósticos". Rubalcaba destacó que las dificultades en la predicción son "parte integrante" de los temporales. "No se puede criticar a nadie por la inexactitud, en cualquier lugar en el que llueva o nieve mucho se generan problemas, especialmente en las horas en que la gente se traslada de casa al trabajo", aseguró.

Asimismo, aunque el ministro reconoció que "siempre se pueden hacer las cosas mejor", señaló, en relación al último temporal de nieve que bloqueó las carreteras madrileñas, que, "en esas circunstancias no hay administración capaz poner orden en una ciudad en la que se mueven dos millones de coches entre las 07:00 y las 09:00 ". En este sentido, criticó que "en aquella ocasión se dramatizó mucho" e indicó el riesgo que supone que la gente "prevea más de lo que previsible" para evitar cualquier indicio de problema. "Actuando así, todo son alertas rojas y naranjas", declaró el ministro, quien añadió la necesidad de "dimensionar las cosas y hacerlas más razonables".

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó las ayudas para los afectados por el tornado que sufrió Málaga el pasado domingo, según explicó en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, María teresa Fernández de la Vega, quien destacó que las ayudas oscilan entre los más de 15.000 euros para las familias que hayan perdido su vivencia y los más de 2.500  euros para personas que hayan visto dañados sus enseres, además de otras destinadas a empresas y administraciones públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios