La Vía Láctea colisionará con la galaxia Andrómeda dentro de 4.000 millones de años

  • Los astrónomos saben que se producirá el impacto pero no qué gravedad podría tener

La Vía Láctea se encuentra en el camino de una colisión con su vecino más cercano, Andrómeda, y el choque está previsto para dentro de 4.000 millones de años, afirmó la agencia espacial estadounidense NASA.

Los astrónomos llevan años teorizando sobre un posible choque entre estas dos galaxias titánicas, aunque no se sabe cómo de serio o grave sería, con predicciones que abarcaban de tres a seis mil millones de años.

Pero después de años de "observaciones extraordinariamente precisas" del telescopio Hubble de la NASA, siguiendo el movimiento de Andrómeda "se despeja toda duda de que está destinada a colisionar y fusionarse con la Vía Láctea", afirmó la NASA en un comunicado.

"Tardará millones de años antes de que se produzca el impacto", precisó.

Tras el impacto inicial todavía llevará dos mil millones de años más el "que se fusionen completamente bajo la fuerza de la gravedad y que tome la forma de una galaxia única elíptica similar a las que son comúnmente vistas en el universo local", añadió la NASA.

Las estrellas dentro de cada galaxia se hallan tan lejos las unas de las otras que no se cree que puedan chocar entre ellas, pero sí que se considera posible que las estrellas "sean lanzadas a una órbita diferente alrededor del nuevo centro galáctico".

Los científicos sabían desde hace tiempo que Andrómeda, también conocida como M31, se mueve en dirección a la Vía Láctea a una velocidad de 402.000 kilómetros por hora, una velocidad lo suficientemente rápida como para viajar desde la Tierra a la Luna en una hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios