Wert convocará una nueva conferencia de educación ante las críticas de las CCAA

  • La consejera andaluza cree que el ministro entrega la educación a la Iglesia y al mercado. La catalana abandona la reunión por considerar "inadmisible" la propuesta de reforma.

Comentarios 22

El ministro de Educación Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, convocará una nueva reunión sectorial para el próximo día 19 después de escuchar las críticas de algunas Comunidades Autónomas a su propuesta de reforma educativa. Así lo ha informado la consejera andaluza de Educación, Mar Moreno, al finalizar la reunión, que ha durado más de tres horas y en la que, según ella, "se ha subsanado un error grande del Ministerio". "Hemos tenido que sacar los dientes anunciando acciones legales, pero finalmente se va a repetir y se va a volver a convocar" otra reunión porque esta "de manera clarísima vulneraba el reglamento de la conferencia sectorial" al haber presentado cambios con tan poco tiempo, ha dicho a la prensa.

La viceconsejera vasca en funciones, Marian Ozcáriz, ha planteado un "defecto de forma" en la convocatoria porque no se cumplía el plazo mínimo de diez días entre la remisión de la documentación ministerial a las comunidades y la convocatoria de la conferencia sectorial. Según la consejera vasca, el Ministerio envió el lunes la nueva propuesta de reforma educativa, que era "diferente" a la conocida hasta el viernes pasado por las comunidades. Otras comunidades como Madrid, Baleares y  Extremadura, gobernadas por el PP, han agradecido al ministro que haya convocado una nueva reunión para dar la posibilidad de aportar y perfilar más matices al texto de la reforma educativa.

Andalucía acusa a Wert de "entregar" la educación a la iglesia y al mercado

Por su parte, la consejera andaluza de Educación, Mar Moreno, ha acusado al ministro José Ignacio Wert de querer "entregar" la educación a "la escuela privada, al mercado y a la Iglesia católica" con su propuesta de reforma. A la salida de la reunión, Moreno ha dicho que el texto "tiene un componente nostálgico enorme de otros tiempos afortunadamente superados por España y en toda Europa".

Moreno ha dicho que en la reunión ha habido "un intenso debate sobre el fondo de la reforma", pero que en ella "se ha evidenciado y consumado el matrimonio que ha elegido el ministro Wert: casarse por la Iglesia con las comunidades autónomas del PP en exclusiva, con la conferencia episcopal, con el mercado y con la escuela privada". Ha denunciado además que en el segundo texto se ha dado un "giro ostensible" hacia posiciones "mucho más radicales y conservadoras" que en el primero, por lo que, ha dicho, se va a causar "mucho daño a las comunidades y a los alumnos".

La consejera catalana abandona la reunión

La consejera catalana de Educación en funciones, Irene Rigau, ha abandonado la reunión tras considerar "inadmisible" el borrador de la reforma educativa por restringir la enseñanza en catalán. Rigau, que ha dejado la reunión dos horas después de su inicio, ha informado de que Wert ha presentado a los consejeros un texto alternativo, pero que ella tampoco ha admitido por creer que hay muy pocos cambios. "No se había discutido con nadie -el nuevo borrador- y contradice totalmente el Estatuto de Cataluña y la Ley autonómica de Educación", ha explicado Rigau. "Le he pedido al ministro que apartara el apartado relativo a las lenguas para poder continuar trabajando con un proyecto de la mejora docente", ha comentado la consejera, que ha especificado que a su juicio toda la parte relativa a las lenguas "no tiene relación directa con el objetivo de la ley".

El texto alternativo presentado por el ministro incluye que para obtener el título de la ESO y del Bachillerato los alumnos tengan que examinarse de catalán, algo que inicialmente no constaba, pero que para la consejera sigue siendo "completamente insuficiente". "Retiran eso pero mantienen el derecho a escoger la lengua vehicular, generando en el futuro dos redes lingüísticas escolares, y nosotros no queremos separar a los alumnos por cuestión de lengua", ha denunciado Rigau, quien ha apostado por que los catalanes "dominen las dos lenguas" y "conozcan bien las lenguas extranjeras".

La consejera ha reiterado que, en caso de aprobarse, impugnarán el texto ante el Tribunal Constitucional, pero ha confiado en que no sea necesario porque el ministro retire una ley que no cree apropiado presentar en un tiempo de crisis cuando supone un mayor gasto para las comunidades. Además, ha advertido de que el Gobierno catalán no va a tolerar que las familias tengan que pagar por un colegio concertado o privado para que sus hijos puedan estudiar en lengua propia. Según ha dicho, el Estatuto es una ley de rango superior a la Lomce porque ésta es una norma sectorial y la norma catalana deriva del bloque de constitucionalidad.

Rigau ha explicado que su abandono de la reunión se debe a que no quiere que se entienda que Cataluña ha participado en la negociación de ese texto. "Ustedes saben que si se entra en el debate se puede decir que se ha negociado; y yo no puedo continuar negociando si no se retira la parte que afecta al catalán", ha defendido. No obstante, ha insistido en que Cataluña tiene un "espíritu constructivo" y que por ello remitirá un informe con todas las disposiciones legales que contradicen el modelo educativo que "Cataluña, su mundo cultural y su mundo educativo entienden como propio". "No se puede tolerar que se trate a la lengua de un país tan sensible con su cultura como una lengua de segunda", ha reclamado Rigau, quien ha reprochado que por "razones estrictamente políticas" se quiera aprovechar ese texto para poner fin a un modelo político que tiene ya treinta años.

Wert niega que la reforma minusvalore el catalán

Tras la reunión, José Ignacio Wert ha afirmado que no hay ningún elemento en el anteproyecto de Ley Orgánica de la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que minusvalore la importancia curricular del catalán. Según el ministro de Educación, lo que se ha dicho sobre un ataque a la escuela catalana es "rotundamente falso"; porque "ni se disminuye un ápice el uso del catalán -tal y como establecen las sentencias del Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo- ni se entra en ningún elemento de minusvaloración y se establece paridad con la lengua castellana".

Wert ha considerado que estas críticas pueden "obedecer a un designio político" y que "se quiera utilizar -el tema de las lenguas cooficiales- como una herramienta". Al ministro le ha parecido "francamente llamativo o chocante" que la consejera Irene Rigau por un lado haya objetado haber recibido muy tarde -el lunes- la documentación sobre las disposiciones relativas a las lenguas cooficiales y al mismo tiempo haya anunciado un recurso ante el Tribunal Constitucional, ya que a su juicio el procedimiento debería ser el inverso. "Insisto, no estamos cambiando el modelo lingüístico" sino "introduciendo disposiciones" para que se cumplan sentencias, ha subrayado Wert.

El ministro ha destacado que doce comunidades, la mayoría, valoran la Lomce y que este anteproyecto no quita importancia a las lenguas cooficiales por no colocarlas entre las asignaturas troncales, ya que a efectos de evaluación tendrán el mismo tratamiento que el castellano. Las lenguas cooficiales, que se incluirán entre las especialidades, no pueden ir en las troncales porque no son de aplicación en todo el territorio. Preguntado sobre cómo se activará el apartado que recoge que las comunidades autónomas tendrán que pagar el colegio privado a los alumnos que no puedan seguir su enseñanza en castellano, si así lo deciden sus padres, Wert ha respondido que será cuando se acredite que en su municipio o zona limítrofe la programación anual de la administración educativa no lo contempla en la oferta pública y concertada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios