La autopsia preliminar revela que Eluana murió por deshidratación

  • El fiscal de Udine autorizó ayer la sepultura de la joven, que falleció el lunes tras tres días sin recibir alimento · El ministro de Justicia asegura que ha sido la única italiana que "ha muerto por una sentencia"

Los primeros resultados de la autopsia realizada al cadáver de Eluana Englaro revelaron que la causa de la muerte fue un paro cardiaco causado por la deshidratación del cuerpo, que llevaba tres días sin recibir agua ni alimentos. Englaro falleció en la clínica La Quiete de Udine (norte de Italia) a las 19:35 del lunes, tras pasar 17 años en estado vegetativo y cuatro días después de que los médicos empezaran a suspender la alimentación e hidratación artificial que la mantenían con vida.

Su cadáver fue trasladado la tarde del martes al hospital Santa Maria de la Misericordia de la misma localidad, donde un equipo de médicos forenses le realizó la autopsia. Según los primeros resultados, la muerte sería consecuencia de la suspensión de la alimentación y la hidratación. Sin embargo, todavía habrá que esperar una o dos semanas más para conocer los resultados de los análisis químico-toxicológicos, que servirán para despejar cualquier duda sobre las causas de la muerte.

La autopsia fue dirigida por el médico forense Carlo Moreschi, que contó con la colaboración de Daniele Rodríguez y Rino Fraldi, además de los peritos que habían sido nombrados por la familia de Eluana, Stefano Pizzolitto y Nelia Malusà.

La muerte tuvo lugar cuando el Senado italiano estaba intentando aprobar una ley que habría obligado a los médicos a reiniciar la alimentación, razón por la que algunas personas contrarias a dejarla morir empezaron a ventilar la hipótesis de que su muerte hubiera podido ser "acelerada".

"Dejadme vivir mi dolor a solas. Sé perfectamente que todo esto es público, pero, llegados a este punto, deseo precisamente, que, visto el epílogo, vuelva a entrar en una dimensión privada", suplicó el martes el padre de la joven, Beppino Englaro, ante los periodistas.

Por su parte, la Justicia italiana autorizó ayer por la tarde la sepultura del cuerpo de Eluana Englaro, que será enterrada en Paluzza (norte de Italia), la pequeña localidad de donde es originario su padre. Sus restos descansarán junto a los de sus abuelos, en el cementerio local.

Las autoridades judiciales aceptaron ayer las conclusiones de la autopsia del cadáver, en las que se indica que la muerte fue provocada por un paro cardíaco como consecuencia de la deshidratación del cuerpo. Estos resultados confirmarían que la muerte de Eluana no fue acelerada por los médicos, hipótesis que había sido aceptada por no pocas personas, sobre todo entre quienes rechazaban dejarla morir.

Según precisó el tío de Eluana, Armando Englaro, el cuerpo no será incinerado, tal y como se había dicho en un primer momento. A última hora de ayer esperaban que el cuerpo de la joven fuera trasladado a Paluzza, donde mañana se celebrará el rito fúnebre.

Los medios italianos señalan que los padres de Eluana, Beppino y Saturna, que está gravemente enferma, no estarán presentes en la ceremonia, que se celebrará en privado y estará reservada a los familiares y amigos más allegados.

Mientras, continúa la polémica política. En esta ocasión, el ministro de Justicia, Angelino Alfaro, aseguró que Englaro "no ha fallecido a causa del accidente que sufrió en 1992", sino "por sentencia". En este sentido, Alfaro considera que la fallecida pasará a la historia como "la única ciudadana italiana que ha muerto de hambre y de sed en nombre de una sentencia". Según el ministro, "valía la pena hacer de todo para evitar esta muerte". Con estas declaraciones, Alfaro mantiene elevado el tono de la polémica que ha generado esta muerte, que también ha creado división y enfrentamiento en la política, no sólo entre el Gobierno y el principal partido de la oposición sino también a nivel interno en ambos lados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios