El juez ordena exhumar dos cadáveres más para contrastar la confesión del celador de Olot

  • Las distintas versiones que ha ofrecido el acusado llevan a las autoridades a dudar de los hechos

El juez ordenó ayer exhumar los cadáveres de dos ancianas fallecidas en el geriátrico La Caritat de Olot (Gerona) para certificar la última declaración del celador del centro, Joan Vila, quien confesó el asesinato de 11 ancianos que residían en este centro.

Según el auto judicial, el juez ordenó exhumar los cadáveres y trasladarlos al Instituto de Medicina Legal de Gerona, donde se les practicará la autopsia y se extraerán muestras para su análisis, tal y como sucedió con los cadáveres de otros ocho ancianos el pasado 22 de noviembre.

La decisión de exhumar estos ocho cuerpos para comprobar si también habían sido víctimas de Joan Vila, que hasta el momento había confesado sólo tres asesinatos, fue el detonante de una nueva comparecencia ante el juez el pasado 30 de noviembre a petición propia, en la que el celador elevó la lista de asesinatos a 11 víctimas.

Todavía no se dispone del resultado de los análisis de los ocho cadáveres exhumados el 22 de noviembre, pero Joan Vila sólo admite ser el responsable de la muerte de seis de estos ancianos, y añadió a su macabra lista los nombres de otros dos, cuyos cuerpos serán exhumados mañana.

Además, los responsables del centro ya advirtieron el miércoles que dudaban de la declaración del supuesto asesino de ancianos, ya que ha cambiado su versión de los hechos en varias ocasiones, tanto en lo que se refiere al número de víctimas como en el modus operandi que utilizaba para matarlos, que en un principio lo hacía a base de medicamentos y posteriormente pasó a productos químicos como la lejía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios