Los contraanálisis confirman el origen del brote de 'E.coli'

  • Las autoridades alemanas ratifican que la cepa de la bacteria se hallaba en una granja de cultivos de soja y alertan de que persiste el riesgo de infección

Los contranálisis realizados con semillas germinadas procedentes de una granja sospechosa del noroeste de Alemania confirmaron ayer que son el origen de la agresiva variante O104 de la bacteria E.coli, que ha causado 30 muertos en este país y uno en Suecia.

Un portavoz del Ministerio alemán de Agricultura y Defensa del Consumidor anunció ayer que el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos ha determinado que esa peligrosa cepa de la bacteria se encontraba en una partida de brotes procedentes de una empresa de la Baja Sajonia.

Se trata de una granja de cultivo biológico de la localidad de Bienenbüttel, en el distrito de Uelzen, en la que varias empleadas contrajeron la enfermedad hace varias semanas y que suministró sus productos a varios restaurantes, entre cuyos clientes se registró un elevado número de enfermos, así como a supermercados.

El portavoz ministerial señaló que los contraanálisis del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos confirman los realizados anteriormente por las autoridades sanitarias del estado federado de Renania del Norte Westfalia, que localizaron el foco infeccioso el pasado viernes.

"Los resultados de los laboratorios son una pieza importante en la cadena de pruebas para determinar que los brotes crudos son la fuente fundamental de las infecciones de E.coli de las últimas semanas", señalaron desde el Ministerio. Las semillas germinadas en forma de brotes que dieron positivo fueron halladas en la región de Bonn, al oeste del país, en la basura de una familia en la que dos miembros enfermaron tras ingerir esa verdura.

Desde que, a comienzos de mayo, se registraron los primeros casos la infección ha afectado en Alemania a mas de 2.800 personas, de las que 32 han fallecido y más de 700 han sufrido el peligroso síndrome urémico hemolítico (HUS) que puede llegar a causar daños renales y cerebrales irreparables.

Las autoridades sanitarias alemanas advirtieron ayer también de que la amenaza de la variante letal de la bacteria E.coli persiste pese a haberse localizado el foco de la infección en la granja de Baja Sajonia.

Aunque las sospechas del Instituto Robert Koch sobre el origen del agente patógeno se han visto confirmadas, "persiste el peligro de infección por contacto físico", señaló un portavoz del ministerio de Asuntos Sociales del céntrico estado federado de Hesse.

Un día después de lanzarse la alerta general, las autoridades de Hamburgo -epicentro de las infecciones- concentraron las sospechas en los pepinos españoles, tras detectarse una partida potencialmente infectada de una peligrosa y desconocida cepa de la bacteria.

La alarma sobre los productos españoles se levantó días después, pero persistió la recomendación de no consumir pepinos, lechugas ni tomates crudos fuera cual fuera su procedencia, lo que derivó en daños multimillonarios para el sector agrícola español y alemán, pero también del resto de Europa.

31

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios