Cuatro de cada diez españoles están en contra de la energía nuclear

  • El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas constata que el 45% de la población apoya el cierre de las centrales del país y más de la mitad cree que el riesgo supera a los beneficios

El 45% de los españoles están en contra de la energía nuclear y además consideran que su riesgo de incidentes, comparado con otros riesgos de la vida, está subestimado, según se refleja en el Barómetro de mayo realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Es más, tres de cada diez españoles están más de acuerdo en no construir centrales e ir cerrándolas según termina el plazo previsto de vida útil, mientras que uno de cada cinco coincide en la conveniencia de cerrar las que terminan el plazo previsto pero acepta la construcción de nuevas instalaciones nucleares.

Al mismo tiempo, un 16% apuesta por no seguir construyendo más centrales y prolongar la vida de las existentes que satisfagan los requerimientos internacionales de seguridad, frente a un 13,9% que opta por cerrar ahora todas las instalaciones de estas características.

Además, el 51,9% considera que los riesgos de la energía nuclear como fuente de energía superan los beneficios, mientras que el 31,9% cree que los beneficios sí superan a los riesgos.

Uno de los principales problemas derivados de la energía nuclear, según se desprende de la respuesta de los españoles, es que los riesgos de incidentes de la energía nuclear, comparados con otros de la vida, están exagerados. Así lo opina el 30,8% .

Aunque pueda parecer contradictorio, la mayoría de los españoles, en torno a un 54%, consideran que la energía nuclear ayuda al país a ser más independiente energéticamente y es una fuente importante de energía, pero al mismo tiempo creen que se debería renunciar a su uso por los riesgos que lleva aparejados. Un porcentaje similar, el 52,1%, cree además que el país podría seguir desarrollándose sin usar energía nuclear. No obstante, hay un tercio de españoles que discrepa de estas afirmaciones.

En otro orden de cosas, el 84,8% de los españoles ven improbable ser víctimas de un accidente de una instalación atómica y tres de cada cuatro no creen que pueda ser víctima de una catástrofe natural en España, por ejemplo por un terremoto o una inundación, mientras que ese porcentaje baja hasta al 56,7% cuando se habla de la posibilidad de resultar intoxicado por comer alimentos contaminados.

Para designar el principal motivo o causa más importante por la que se producen las grandes catástrofes, como terremotos, grandes inundaciones, o importantes accidentes industriales, los españoles escogen el azar en un 21,4% de los casos y la falta de planificación, de control e inspección de las administraciones públicas en un 19,5%, frente a un 18,4% que piensa que pueden darse por la superproducción industrial y el desarrollo científico y tecnológico.

La principal reacción ante un accidente en los españoles sería actuar rápidamente afrontando la situación, cinco de cada diez que así lo creen, aunque uno de cada cinco prefiere esperar a que alguien más experto indique cómo se debe actuar.

En cuanto al progreso científico y tecnológico, casi el 70% de los españoles consideran que aporta más bien ventajas a la calidad de vida de la sociedad o el desarrollo económico, frente a un 40% que teme por sus inconvenientes en la conservación del medio ambiente y de la naturaleza. Sin embargo, mirando al futuro, la corriente mayoritaria ve que los riesgos superarán a los beneficios en los próximos 20 años del desarrollo de la ciencia y la tecnología en el mundo.

Finalmente, el calentamiento global (73,4%), la construcción de centrales nucleares (64,5%), los alimentos genéticamente modificados (60,7%) y la investigación con embriones humanos (41,2%) son los aspectos que causan más temor en los españoles en cuanto a progreso científico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios