Un experimento social encierra a una familia 6 meses

  • El objetivo del proyecto 'One Tonne Life'es reducir las emisiones de CO2 de 7 a 1 tonelada por persona y año.

Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra el próximo 5 de junio, desde Volvo Car España se insiste en que es posible reducir las emisiones de CO2 y para ello presentan las estadísticas de los primeros tres meses del proyecto One Tonne Life.

Volvo Cars junto a otras dos empresas suecas, Vattenfall y A- hus, pusieron en marcha el 19 de enero el primer experimento social a nivel mundial que pretende demostrar de una manera práctica y real que una familia puede reducir sus emisiones de CO2 de 7 toneladas por persona y año a 1 única tonelada. Esta idea da nombre al proyecto y supone un reto importante: una reducción de CO2 superior al 85%.

Para ello, se insertó un anuncio en prensa local de Estocolmo haciendo un llamamiento a las familias que quisieran participar en este proyecto y mudarse a una casa sostenible y con unos hábitos responsables durante 6 meses; así, se eligió entre las 50 candidaturas a la Familia Lindell, que consta de 4 miembros. En palabras de Nils Lindell: “somos conscientes del problema del cambio climático y queríamos hacer una contribución positiva pero no es fácil de conseguir resultados si no eres sistemático. Todos queremos hacer las cosas bien pero es difícil sentir que estás haciendo algo realmente significativo”.

Hoy se presentan las estadísticas de los primeros tres meses que apuntan de manera muy positiva a la consecución del objetivo ya que se han conseguido reducir las emisiones un 64% hasta 2,6 toneladas por persona y año.

Los dos ámbitos en los que se ha observado un mayor progreso han sido: transporte y consumo energético. Las emisiones por transporte se han reducido masivamente, un 93%, por el uso tanto del coche eléctrico VolvoC30 como por elegir el tren como medio detransporte en las vacaciones de primavera.

Las variables que se tienen en cuenta para medir el nivel de emisiones de CO2 son: la comida y la bebida consumida tanto dentro como fuera, electricidad, calefacción y mantenimiento, transporte (tanto coche como transportes públicos), ropa, muebles, electrónica, cuidado personal, etc.

El proyecto consta de tres partes: una casa sostenible en términos medioambientales de madera que aúna diseño, confort y funcionalidad (que ya está a la venta), un Volvo C30 DrivE eléctrico y una tecnología inteligente capaz de medir el consumo energético en tiempo real y enseñar a la familia a utilizar la energía de la manera más eficiente.

“Las técnicas de construcción y la gestión energética han sidolos puntos más estudiados en la construcción de esta casa blanca, hecha en madera con techos negros y una cara recubierta de paneles solares lo que le proporciona una identidad única” comenta Gert Wingardh, arquitecto del proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios