El huracán 'Isaac' deja siete fallecidos a su paso por Luisiana y Mississippi

  • Un millón de hogares se han quedado sin luz y en Nueva Orleans reaparece el fantasma del 'Katrina' siete años después

El número de muertos que ha causado el huracán Isaac a su paso por Estados Unidos ha ascendido a siete, cinco de ellos en el estado de Luisiana y dos más en el estado de Mississippi, según confirmaron ayer a Efe las oficinas estatales de ambos estados.

Según explicó la portavoz de la Oficina del Gobernador de Luisiana Christyna Stephens, cuatro de los fallecidos en ese Estado a causa del huracán, ya transformado en tormenta tropical, murieron en los alrededores de Nueva Orleans, mientras que el quinto falleció en la zona central del estado.

Cerca de un millón de hogares se han quedado sin luz en los estados de Arkansas, Mississippi, Alabama y, principalmente, Luisiana, un Estado que hace siete años lidiaba con el devastador paso del huracán Katrina, que dejó más de 1.800 muertos.

Hasta ayer el número de muertos ascendía a dos, uno en Mississippi y otro en Luisiana.

En Mississippi, un hombre falleció el viernes al caer un árbol sobre el vehículo en el que viajaba, según indicó en una rueda de prensa el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, quien puso este caso como ejemplo de lo que puede ocurrir si no se mantiene "la máxima precaución".

Antes, en Vermilion (Luisiana) murió un hombre de 36 años al caer desde un árbol al que se había subido para ayudar a otra persona a mover un vehículo, según confirmó el alguacil de ese distrito, Mike Couvillon, en un comunicado.

En Nueva Orleans, donde se acumularon hasta 25 centímetros de agua de lluvia, se han iniciado las tareas de limpieza y arreglo de desperfectos en sus calles, donde al menos 149.000 viviendas permanecen sin electricidad.

Desde el azote del Katrina se han invertido unos 10.000 millones de dólares en un sistema de diques para esa ciudad que "ha funcionado correctamente", dijo, pero los principales problemas siguen siendo las inundaciones y la caída del tendido eléctrico.

El candidato republicano en las presidenciales del próximo mes de noviembre, Mitt Romney, dedicó ayer su primer día después de haber sido designado candidato oficialmente a visitar las zonas afectadas por el paso del huracán Isaac en Luisiana.

Acompañado por el gobernador de ese Estado, el republicano Bobby Jindal, Romney visitó la localidad de Jean Lafitte, situada fuera del sistema de protección contra las crecidas que fue construido con fondos federales a raíz de las catastróficas inundaciones provocadas hace siete años por el huracán Katrina.

Aunque la visita de Romney a Luisiana, decidida inmediatamente después de la clausura de la Convención Republicana de Tampa (Florida), no tenía propósito electoral, enseguida se convirtió en objeto de polémica partidista. "Es la mayor de las hipocresías que Mitt Romney y Paul Ryan pretendan mostrar simpatía por las víctimas del huracán Isaac cuando sus políticas habrían dejado a las víctimas de este desastre abandonadas a su suerte", denunció en un comunicado el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

La crítica demócrata se dirige contra el plan de control del déficit federal propuesto por Ryan, el compañero de Romney en la carrera hacia la Casa Blanca. y que contempla entre otros recortes una reducción drástica del gasto destinado a emergencias.

Romney no hizo declaraciones a los medios de comunicación y no aclaró, por lo tanto, si apoyaría, de llegar en noviembre a la Casa Blanca, las inversiones públicas necesarias para extender la protección contra las inundaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios