La marcha del Orgullo Gay exige "leyes por la igualdad real ya"

  • Miles de personas participaron en "una de las ediciones más multitudinarias", marcada por el intenso calor y el espíritu festivo

Miles de jóvenes, mayores y familias participaron ayer en Madrid en el desfile del Orgullo Gay, en la que fue, según afirmaron fuentes de la organización, "una de las ediciones más multitudinarias de las celebradas hasta la fecha en la capital". En una jornada marcada por el intenso calor, la colorida marcha, con cerca de 30 carrozas, partió de la Plaza de Atocha para terminar en Colón, donde la fiesta continuó durante la noche con conciertos. No faltaron los disfraces, la música ni el espíritu festivo, pero tampoco las pancartas reivindicativas. "La visibilidad bisexual en la diversidad" fue sido el lema de una de las dos pancartas. La principal reclamaba "¡Leyes por la igualdad real, Ya!".

Además de representantes de colectivos y asociaciones LGTB, la cita contó con la participación de distintos representantes políticos. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el consejero de Presidencia de la Comunidad, Ángel Garrido, se encargaron de recibir en la Plaza de Colón a la manifestación. También estuvieron Íñigo Errejón (Podemos), Begoña Villacís (Ciudadanos) o Ángel Gabilondo (PSOE), además del consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, del PP, que defendió su participación en la convocatoria tras la polémica surgida en los días previos a causa del veto de la organización a su partido. Izquierdo sostuvo que su presencia allí es una prueba de "la apuesta por la tolerancia y la igualdad de oportunidades para todos" por parte del PP.

Todos ellos pudieron presenciar los emotivos y constantes recuerdos al que fue secretario de Igualdad del PSOE, Pedro Zerolo, fallecido el pasado 9 de junio y a quien el Ayuntamiento de Madrid ha dedicado una calle. También hubo un homenaje a las víctimas del atentado registrado a mediados de junio en Orlando. Una pancarta, con el lema "One pulse. Orlando strong", recordaba a las 50 personas asesinadas en la ciudad estadounidense y denunciaba "la discriminación y el odio que todavía sufre el colectivo LGTBI en muchas naciones del planeta".

En el colofón de la cita, antes de que la fiesta continuara hasta la madrugada, Carmena proclamó: "Soy la alcaldesa de la ciudad más grande del Orgullo". Acto seguido, animó a los presentes a luchar contra la intolerancia en unos momentos en los que preocupan los "brotes pequeños de homofobia". Para el año próximo, la primera edil madrileña se marcó como "reto enorme" conseguir que detrás del Ayuntamiento y de la Comunidad esté también "toda España" para que el día del Orgullo Mundial sea "algo único".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios