El mundo marino pierde la batalla legal contra la Marina de EEUU

  • La Corte Suprema dictamina que los barcos y submarinos pueden llevar a cabo ejercicios bélicos sin preocuparse del daño que causan.

Comentarios 1

Ballenas, delfines, otarinos y otros mamíferos del mundo marino han perdido su batalla legal contra la todopoderosa US Navy. Los ecologistas habían denunciado que las prácticas navales de la Marina norteamericana causan graves estragos en el medio ambiente marino e incluso la muerte a decenas de especies marinas. El caso había llegado al mismísimo Tribunal Supremo, y éste ha fallado en favor de los militares norteamericanos, que a partir de ahora podrán realizar sus ejercicios bélicos en el océano sin tener que preocuparse por el daño que causan en el hábitat de los cetáceos y navegando sin restricciones.

Los grupos ecologistas estadounidenses habían acudido a la Corte Suprema norteamericana para conseguir proteger el mundo marino en la costa Sur de California, al Oeste del país, de las prácticas navales y ejercicios bélicos de la Marina de EEUU. En su denuncia, advertían de que sólo el sonido de los sonar puede herir gravemente o incluso matar a 37 especies de mamíferos marinos, entre ellos, otarinos, delfines, o las ballenas azules, que se encuentran en peligro de extinción, debido a que interfieren en su capacidad para nadar o comunicarse.

El objetivo de la denuncia de los grupos ecologistas era imponer una serie de restricciones a los ejercicios bélicos de la Marina estadounidense en el océano, como que no se pudiera usar el sonar cuando uno de esos mamíferos marinos a los que tanto afecta su sonido estuviera a menos de 2.200 yardas (2.012 metros) del navío o submarino en cuestión. Otra medida de los ecologistas proponía reducir los decibelios del sonar considerablemente cuando las condiciones del océano propicien que su sonido fuera demasiado alto para los mamíferos marinos.

Sin embargo, el Supremo estadounidense se ha puesto del lado de la Marina de EEUU en el primer gran caso medioambiental que afrontaba el tribunal desde su renovación y, precisamente, en el primer mandato del mismo. La mayoría conservadora del tribunal se ha impuesto y ha dado la razón a la Marina norteamericana, considerando que es necesario que hagan prácticas reales con el sonar funcionando normalmente para responder a las amenazas de submarinos enemigos, al margen de los intereses que puedan tener los ecologistas en proteger el medio marino.

La disputa legal afectaba a 14 ejercicios bélicos en el océano que baña las costas de California, que empezaron en febrero y tienen previsto continuar hasta el próximo enero. Hasta el presidente George W. Bush intervino en este asunto para recordar que la seguridad nacional es primordial y que estas prácticas de la Marina son necesarias. Tanto es así que el presidente de EEUU no dudó en eximir a la Marina del cumplimiento de las leyes medioambientales, aunque finalmente la Corte Suprema intervino para dejar claro que si bien no estaba eximida de la ley, en este caso se le disculpaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios