Gripe a

Los militares aislados por la gripe: "No somos bichos raros"

  • Los casos confirmados ya son 21, mientras que otros 78 militares se encuentran en estudio.

Comentarios 10

El niño que juega en  la plaza del Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares no lleva mascarilla.  Tampoco la llevan los jubilados sentados a la sombra de un árbol en  la acera de enfrente. Ni la gente que camina por la calle. Y mucho  menos el personal de la propia alcaldía. Nadie en este apacible  pueblo de la Sierra de Guadarrama, a unos 40 kilómetros al noroeste  de Madrid, lleva mascarilla. 

Y eso que Hoyo de Manzanares copa las portadas dentro y fuera de  España por haberse convertido en algo así como la zona 0 del brote  más importante de gripe A (H1N1) detectado en el país, después de que  el jueves pasado saltara la noticia de que se habían contagiado con  el virus varios soldados de la Academia Militar de Ingenieros que el  Ejército de Tierra tiene a unos dos kilómetros del centro de la  localidad. 

De allí, el brote irradió a la Unidad Militar de Emergencias (UME)  en El Ferral, en la provincia de León, donde permanecen en cuarentena  91 soldados que la semana pasada habían visitado el acuartelamiento  de Hoyo de Manzanares. En total pasaron por allí seis unidades  militares entre el 18 y el 25 de mayo, según informó hoy el jefe del  Ejército, Fulgencio Coll. 

21 casos confirmados

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha informado hoy de que se ha confirmado un caso más de gripe A, con lo que son ya 21, los militares infectados en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares (Madrid) y 78 se encuentran en estudio, cuatro más que ayer.

Para los 7.000 habitantes de Hoyo de Manzanares nada ha sido igual  desde entonces, toda vez que en algunos medios de comunicación  aparecieron imágenes que mostraban a un grupo de niñas tapándose la  boca con mascarillas. "Los reporteros les dijeron que si se las  ponían, saldrían en televisión. Así que las niñas fueron a comprarlas  y se las pusieron", cuentan indignados en el pueblo. 

Fuera de la Academia Militar, donde unos 500 soldados permanecen  en cuarentena, no hay nadie con gripe A en Hoyo de Manzanares. Ni  siquiera hay hasta la fecha casos sospechosos entre los vecinos,  subrayan en el ayuntamiento, en cuya puerta principal cuelga un  "bando de urgencia" del alcalde, el independiente José Ramón  Regueiras García. En él se alerta sobre las medidas preventivas a  tomar, como cubrirse la boca al toser, utilizar pañuelos desechables  o lavarse frecuentemente las manos etc. 

Tampoco hay hasta la fecha casos sospechosos entre los 150 niños  de primaria del colegio público Virgen de la Encina que visitaron  el acuartelamiento la semana pasada, cuando ya había militares en  observación por un posible contagio, un hecho que ha originado  críticas a la Academia y al Ministerio de Defensa. 

Pero las imágenes de menores con mascarillas resultaron  desastrosas para esta tranquila localidad, que depende del turismo.  Los fines de semana viene mucha gente de Madrid a hacer senderismo, a  comer en los restaurantes o, sobre todo en estas fechas, a celebrar  primeras comuniones. Pero "lo de la gripe" ha ahuyentado a los  excursionistas. Ahora lo que abundan son las cancelaciones. 

"En el restaurante de allí abajo tenían reservadas 60 mesas. Pero  sólo se ocuparon nueve", relata a dpa Juan Núñez, secretario de la  asociación local de empresarios (AEHOM) y propietario de una casa  rural en el pueblo que también sufrió el impacto del brote. "Todos  nuestros alojamientos fueron anulados", cuenta. 

También se lamenta Núñez de que el asunto se haya convertido en  tema de la campaña electoral para los comicios europeos del próximo 7  de junio. "A la gente lo que le gustaría es que los políticos, en vez  de culparse mutuamente y de utilizar el tema para sacar réditos  políticos, suban aquí para resolver sus problemas", dice. 

"Esto está haciendo mucho daño al municipio. La vida cotidiana se  está rompiendo", señalan también en el Ayuntamiento, donde se  lamentan de la "psicósis" creada por el brote en la Academia Militar.  "¡No somos bichos raros!", subrayan. Ahora estudian una campaña para  demostrar que no hay nada que temer y recuperar a los turistas. 

Aparte de los padres de algunos de los alumnos que visitaron la  Academia Militar tampoco hay un gran malestar hacia esa institución.  "Nuestra relación con la Academia es extraordinaria", subrayan desde  la asociación de empresarios. 

De hecho, muchos de los soldados de la academia residen en Hoyo de  Manzanares y es habitual verlos a ellos y a sus familias en los bares  y restaurantes de la localidad, sobre todo cuando los alumnos  celebran la ceremonia de jura de bandera. Como la que estaba prevista  para el pasado jueves. La gripe, sin embargo, hizo que la cancelaran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios