El ministro de Exteriores alemán se casa con su compañero sentimental

  • El liberal Guido Westerwelle ha contraído matrimonio "por sorpresa y casi en secreto" con Michael Mronz.

Comentarios 54

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, el liberal Guido Westerwelle, se ha casado con su compañero sentimental, Michael Mronz,"por sorpresa y casi en secreto", informa el diario Bild.

Westerwelle, de 48 años, líder del Partido Liberal (FDP) y con rango de vicecanciller en el gobierno de Angela Merkel, contrajo matrimonio civil en Bonn, su distrito electoral, con Mronz, de 43 años y organizador de eventos deportivos. La ceremonia fue más que discreta, con apenas una veintena de asistentes y sin que al parecer estuvieran enterados de las intenciones del ministro ni siquiera las personas de su entorno más directo, afirma el rotativo.

Hasta ahora, no hay confirmación oficial de que Westerwelle haya contraído matrimonio, ya que por parte del Ministerio de Exteriores y del FDP se insiste en que ello afecta a su ámbito privado, según coinciden en destacar varios medios alemanes. Westerwelle vive abiertamente su homosexualidad, aunque, a diferencia de otros políticos alemanes -como el alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, quien sí proclamó en su momento su condición como tal- nunca lo ha hecho público.

El político y Mronz vivían ya como pareja de hecho, entre Berlín y Colonia, desde hace unos años y se conocieron hace siete. A Westerwelle se le vio por primera vez en público junto a Mronz en verano de 2004, en ocasión del 50 cumpleaños de Merkel, siendo aún líder de la oposición. Desde entonces, regularizó sus apariciones públicas con Mronz, tanto en la tradicional apertura del Festival de Ópera Richard Wagner de Bayreuth, del que es incondicional asistente desde hace años, con en otros actos oficiales. Desde que se convirtió en jefe de la diplomacia alemana, Mronz le ha acompañado asimismo en varios de sus viajes oficiales, tanto por Asia como por Latinoamérica. La presencia de Mronz en esas giras desató cierto revuelo unos meses atrás, no por cuestiones relacionadas con la homosexualidad, sino por sospechas de amiguismo.

Mronz es organizador de eventos deportivos, además de miembro de la organización benéfica "Ein Herz für Kinder" -"Un corazón para los niños"-, y se consideró que podía sacar provecho para sus negocios de los contactos mantenidos en Brasil -país organizador de los próximos Mundiales de Fútbol y los Juegos Olímpicos-. En una reciente entrevista con la revista femenina Bunte, Westerwelle aclaró que no llevará a Mronz en sus viajes por países de legislación homófoba porque, pese a su apostolado por la tolerancia, considera que en estas cuestiones se debe actuar con tacto y su presencia podría ser contraproducente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios