El peregrino de la esperanza

Benedicto XVI visitará el 6 de noviembre la tumba del Apóstol Santiago, en la ciudad compostelana, como "peregrino que recorre las vías del mundo con esperanza y sencillez, llevando el mensaje de Cristo Resucitado".

Así lo afirmó en el mensaje enviado al arzobispo Antonio María Veglio, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes, y al arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, con motivo del II Congreso Mundial de Pastoral de Peregrinaciones y Santuarios, que desde ayer al 30 de este mes se celebra en Santiago de Compostela.

En el mensaje, hecho público ayer por el Vaticano, el Pontífice envía un "deferente saludo" al Rey de España, que aceptó la presidencia de honor de ese congreso y con el que se reunirá en su próxima visita a España.

Tras resaltar la importancia de las peregrinaciones a los santuarios, el Papa recordó que él mismo viajará a Santiago, meta de las peregrinaciones europeas desde hace siglos.

"Yo mismo peregrinaré próximamente a la tumba del Apóstol Santiago, el amigo del Señor, del mismo modo que he dirigido mis pasos hacia otros lugares del mundo, adonde acuden numerosos fieles con ferviente devoción", manifestó el Obispo de Roma.

El Papa Ratzinger subrayó en su misiva que desde el inicio de su Pontificado ha querido vivir su ministerio "con los sentimientos del peregrino que recorre las vías del mundo con esperanza y sencillez, llevando en sus labios y en su corazón el mensaje salvador de Cristo Resucitado y confirmando en la fe a sus hermanos".

Benedicto XVI recordó que como signo explícito de esa misión, en su escudo papal figura, entre otros elementos, la concha de peregrino.

En Santiago, el Papa rezará ante la tumba y abrazará la estatua del Apóstol.

Además, señaló que "en estos momentos históricos, en los que estamos llamados a evangelizar nuestro mundo", ha de resaltarse la riqueza que brinda la peregrinación a los santuarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios