¿Se sabrá alguna vez qué pasó en el vuelo AF447?

  • Los expertos no creen probable que un rayo sea la causa del siniestro · Las piezas del puzzle están en las cajas negras

Comentarios 3

Mientras prosigue la búsqueda del avión de Air France, continúan la especulaciones sobre qué es lo que le podría haber ocurrido en pleno vuelo y provocara la catástrofe. Equipos brasileños de rescate ubicaron ayer algunos restos, pero su identificación, al cierre de esta edición, no había sido verificada.

Y, entre tanto, son muchas las teorías que han ido emergiendo por parte de un buen número de expertos movilizados por los medios franceses y la propia Air France. Pero cada vez son más quienes descartan que el avión cayera al océano por culpa de un rayo. Según la Oficina Nacional Francesa de Estudios Aeroespaciales e Investigación, de media un avión comercial sufre el impacto de un rayo una vez cada 1.000 horas de vuelo. Eso significa que el desaparecido Airbus 330-200 ya habría sufrido impactos de rayos al menos 18 veces, sin daños significativos. "Un rayo puede dañar un avión, podría por ejemplo estropear las computadoras", dijo a i-tele Eric Derivry, del Sindicato Nacional de Pilotos Aéreos. "Pero nunca un avión fue destruido en el aire por un rayo. Los rayos no lo explican todo".

Otra teoría es que el avión se topara con una tormenta de tal magnitud que lo arrastrara en el aire de un lado a otro como si fuera un insecto. La zona en la que desapareció el Airbus es temida por marineros y pilotos debido a sus violentas tormentas. Por eso, los pilotos que realizan la ruta entre Suramérica y Europa se entrenan específicamente para gestionar turbulencias. "Hay turbulencias que pueden arrancar las alas de un avión", dijo el experto François Grangier. Otra posibilidad, apuntó, es que un rayo dañara la antena del avión, privándolo de radio y radar. "Entonces, se habría enfrentado a una tormenta sin equipamiento".

Como el avión desapareció de forma tan repentina y sin enviar ninguna señal, también se baraja la idea de una explosión, quizá originada por una bomba terrorista. Sin embargo, el ministro francés de Defensa, Hervé Morin, dijo que no hay indicios sobre un ataque de este tipo, aunque tampoco descarta esa posibilidad. "No tenemos derecho a descartar un acto terrorista", dijo Morin en la radio Europe 1. "Pero hoy en día no hay pruebas que nos permitan concluir (...) que eso fue la causa del accidente." Si una bomba hizo desaparecer el vuelo AF447, nadie se ha atribuido tal acción, por lo que la causa de la mayor tragedia aérea en la historia de la compañía Air France sigue siendo un misterio.

Según Grangier, para determinar la causa del accidente "deben recopilarse y ordenarse todas las piezas del puzzle". Pero es demasiado pronto para prever lo que ocurrió en realidad. "Puede haber un incalculable número de hipótesis", añadió. Y todos están de acuerdo en que las principales piezas del puzzle se encuentran en las cajas negras del avión, que estarían perdidas en el fondo del mar. "La prioridad absoluta es encontrar las cajas negras", dijo ayer el ministro francés de Medio Ambiente y Transporte, Jean-Louis Borloo.

Cada avión lleva dos cajas negras, una que graba los datos del vuelo y otra la voz en la cabina de pilotaje. Encontrarlas es esencial para ayudar a los investigadores ante una catástrofe. El problema es que la franja donde desapareció el avión, 820 kilómetros al noreste del archipiélago brasileño Fernando de Noronha, tiene una profundidad de entre 3.000 y 4.000 metros, lo que dificulta el rescate de las cajas negras, que se convierte en imposible. Así, no se descarta que jamás se sepa por qué el vuelo AF 447 fue engullido por el océano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios