La tripulación detectó un cúmulo de hielo en las alas antes del accidente de Búfalo

  • El número de fallecidos en el siniestro asciende a 50.

La tripulación del avión que se estrelló en la noche del jueves al viernes cerca de Búfalo (Nueva York, EEUU) hizo alusión antes del accidente a la «significativa acumulación de hielo» que había en las alas y parabrisas del aparato.

"En los últimos treinta minutos de grabaciones, la tripulación comentó la significativa acumulación de hielo, (...) pese a que el sistema para eliminarlo estaba puesto antes de esa conversación», afirmó hoy el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB en inglés), Steve Chealander.

En una conferencia de prensa, el portavoz explicó que esa información se ha obtenido de las dos cajas negras recuperadas del avión, que «se encuentran en bastante buen estado y de las que ya se han hecho unos análisis preliminares».

El vuelo de Continental que hacía la conexión entre el aeropuerto de Newark (Nueva Jersey) y Búfalo (Nueva York), con un avión operado por Colgan Air, se encontraba a tan sólo unos minutos de su aeropuerto de destino, el Buffalo-Niagara International, cuando se precipitó sobre una vivienda en el barrio residencial de Clarence y se mantuvo ardiendo durante horas, alimentado por una fuga de gas.

De las grabaciones también se sabe que momentos antes del siniestro en «la cabina también se comentó que había nieve y niebla» y que, según relató el portavoz, «a una altura de 16.000 pies notaron que aumentaba la neblina, por lo que pidieron permiso para descender a 12.000 pies».

También detalló que el tren de aterrizaje estaba bajado un minuto antes de que terminaran las grabaciones de las cajas negras y que, veinte segundos después, los 'flaps' (los alerones situados en la parte posterior de las alas y que son desplegadas para el despegue y aterrizaje de los aviones) estaban preparados para la maniobra.

Segundos antes de estrellarse, el avión dio varias «cabezadas y balanceos bruscos», por lo que la tripulación trató de levantar el tren de aterrizaje y recolocar los 'flaps', según Chealander, quien añadió que las cajas negras serán enviadas ahora a Washington, donde se investigarán más en profundidad, para tratar de determinar las causas del accidente.

El portavoz del NTSB confirmó que el número de fallecidos en el accidente asciende a 50, ya que en el cómputo inicial no se incluía a un piloto que también se encontraba en el avión, pero que se encontraba fuera de servicio.

Por el momento, los equipos de emergencia continúan buscando restos de las víctimas en el lugar de la colisión, entre las que se halla Beverly Eckert, una estadounidense que quedó viuda durante los ataques terroristas en EEUU el 11 de septiembre de 2001 (11-S).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios