El 80% de los viajeros españoles a países de riesgo sanitario no se vacunan

  • Sanidad recuerda que existen oficinas de información sobre cómo debe protegerse dependiendo del lugar y la época y avisa de que muchos de los fármacos deben ser administrados con meses de antelación

Comentarios 2

El 80% de los españoles no se vacunan cuando visitan zonas de riesgo, una situación que el Ministerio de Sanidad pretende atajar mediante la campaña La salud también viaja, dirigida a quienes vayan a trasladarse este verano a países extranjeros, especialmente a destinos tropicales o poco frecuentes.

La directora general de Salud Pública y Sanidad Exterior, Carmen Amela, visitó en Madrid uno de los 84 centros de vacunación internacional que están distribuidos por toda España y en los que el año pasado se inmunizó a más de 190.000 viajeros.

Este número no representa más que el 20% de las personas que deberían haber sido asesoradas y tratadas antes de arriesgar su salud, aunque Amela precisó que es posible que el resto accedan a las vacunas y a las recomendaciones a través de otras vías.

En estas oficinas cada usuario recibe información sobre cómo debe protegerse, en función del lugar al que vaya a trasladarse y en qué época, al tiempo que se le administran aquellas vacunas que sean obligadas para entrar en un determinado país, tales como las de la fiebre amarilla, la meningitis o la polio.

Los expertos pueden aconsejar además otros tipos de inmunización o medidas para prevenir el paludismo y la malaria, que tendrán que ser prescritas, posteriormente, por su médico de Atención Primaria.

Este paso debe darse al menos un mes y medio antes del viaje porque algunos tratamientos necesitan de un periodo previo a la exposición a los factores de riesgo para ser efectivos.

Los centros de vacunación internacional realizaron en 2010 604.949 actuaciones preventivas individualizadas, tres por viajero, y atendieron más de 116.138 llamadas telefónicas.

"Aunque todos los años hacemos esta campaña hay viajeros que no se asesoran adecuadamente y no van protegidos como debería ser», lamentó la directora general, para recordar que siempre a la vuelta de las vacaciones se producen casos de malaria o dengue, junto con numerosos casos de diarreas asociadas al viaje.

Amela advirtió que a la vuelta del viaje se recomienda visitar al médico si se detecta cualquier síntoma de enfermedad y mencionar siempre el país visitado.

También es recomendable acudir al médico antes del periodo vacacional si se padece alguna enfermedad o alergia, o si se está tomando algún tratamiento, y tener un informe médico preparado y llevar la cantidad suficiente de medicación repartida en la maleta y el bolso de mano.

Los especialistas aconsejan evitar los riesgos relacionados con los alimentos y bebidas y con el entorno, así como con la falta de higiene personal o con las enfermedades de transmisión sexual.

"Es importante informarse sobre el sistema local de asistencia sanitaria y conocer la extensión de la cobertura de su seguro», señaló Sanidad en el marco de esta campaña.

Recuerda a los viajeros, asimismo, que consulten las medidas de seguridad de los aeropuertos para que puedan organizar su equipaje de forma adecuada.

Amela hizo especial hincapié en que en el país de destino se tenga precaución con los alimentos y bebidas, que son la causa más frecuente de enfermedad en el viajero, evitando el consumo de productos de mercadillos ambulantes.

Lavarse las manos con frecuencia para evitar infecciones; beber agua embotellada o tratada y evitar el consumo de hielo que no haya sido preparado con agua segura; consumir sólo leche envasada y derivados lácteos higienizados, y tener precaución con la repostería y los helados son algunas de las medidas que se deben tomar.

La directora general de Salud Pública apuntó que las comidas deben estar cocinadas y conservadas a temperatura adecuada, evitando los productos crudos, como las verduras, y las salsas que contengan huevo crudo. Además, la fruta debe de ser pelada personalmente.

Sanidad insiste en la necesidad de protegerse del calor, de la humedad y de la exposición directa al sol, especialmente las personas mayores y los niños, así como contra picaduras de insectos con ropa adecuada, repelentes y, si fuera necesario, con mosquitera para dormir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios