CRÍTICA VIDEOJUEGOS

Volando voy

  • Pilotwings llega a 3DS, tras su paso hace años por Super Nintendo primero y Nintendo 64 después

Pilotwings Resort | Nintendo EAD | +3 | Nintendo 3DS

Si en términos psicoanalíticos el vuelo viene a ser una metáfora del despertar sexual, sin duda nos encontramos ante el juego más (inconscientemente) atrevido del catálogo de Nintendo 3DS. El equipo de desarrollo más importante de la compañía nipona, EAD, con Shigeru Miyamoto a la cabeza, ha tenido la feliz idea de recuperar el antiguo título de Nintendo 64, Pilotwings (1997) e incorporarlo a la saga Resort, que tan útil se ha demostrado de cara a la demostración de las nuevas propuestas tecnológicas de la compañía.

La elección de un simulador de vuelo para demostrar las cualidades de la nueva portátil de Nintendo no puede ser más acertada: dada la profundidad espacial que nuestro vehículo proporciona con respecto a su entorno desde toda posición posible, diríase un juego que sólo adquiere en visión tridimensional su forma más perfecta y deseable. No sólo es acertado el concepto estético del presente título, sino también su ejecución digamos narrativa: sin olvidar su potencial meramente turístico y contemplativo, nos ofrece una opción de Vuelo Libre, pero también, principalmente, un apartado de Misiones, en el que habremos de superar pruebas relacionadas con nuestra habilidad a la hora de asumir trayectorias y amerizajes en dificultad creciente, en el relajante e idílico, pero también emocionante, entorno de la Isla de Wuhu, donde se localizaban las prácticas deportivas de WiiSports Resort.

No nos referimos gratuitamente a la "dificultad creciente": por fortuna, Pilotwings Resort es un juego que nos reconcilia con la dificultad de los antiguos títulos de habilidad, en un momento del videojuego en el que este aspecto parece haberse convertido en una cuestión comercial o moneda de cambio, capaz de halagar al jugador allanándole el terreno con complacientes niveles. Las pruebas de este título no son precisamente fáciles, y conseguir la máxima puntuación supone un verdadero reto que apoya su rejugabilidad. Como reza el tópico, habría que referirse a éste como un juego de altos vuelos. De manual, pero así es. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios