Adiós, Buenafuente, adiós

  • El veterano y popular 'late-show' se despide el próximo 14 de julio, tras más de seis años de intenso trabajo, monólogos, entrevistas y un sinfín de anécdotas

Comentarios 42

El próximo 14 de julio El programa de Buenafuente se despedirá de sus espectadores. Atrás quedarán más de 1.000 programas y seis años y medio sin parar, con la adrenalina del directo corriendo por las venas casi cada día. Andreu sostiene que han culminado una etapa y que se va para descansar y para renovarse. "Podría estar haciendo monólogos hasta los 90 años", afirma, "pero hay que dar un paso adelante". O poner un punto... y seguido, porque promete volver a la tele.

Producido por El Terrat y con emisión en La Sexta desde septiembre de 2007, El programa de Buenafuente como formato procedía de los 90, cuando se produjo el boom de los late-show de la mano de Pepe Navarro primero, y Javier Sardá después. La Cosa Nostra y Una Altra Cosa, en TV3, fueron sus hermanos mayores, aunque el salto a la televisión pública, en concreto a Antena 3, lo habían dado un par de años antes, en enero de 2005.

Tantos momentos inolvidables y personajes cuyas frases han pasado al refranero popular han aportado a lo largo de estos años que el equipo de guionistas, al frente del propio Buenafuente, está exhausto y se merece a estas alturas un paréntesis. Para el recuerdo quedarán El Neng, El Follonero (quien tiene su propio espacio en La Sexta también), Rodolfo Chikilicuatre y Berto Romero, medio personas medio personajes, que han surgido de la mesa con la característica taza de Andreu y del plató con el fondo de un paisaje urbano de Barcelona.

Un equipo, desde luego, al que Andreu se siente estrechamente unido. "Ya me siento más de un programa, de un equipo, que de la televisión en general". No es extraño teniendo en cuenta el ritmo de trabajo al que se han estado sometiendo casi a diario durante años, con la actualidad pisándoles los talones y en un horario nocturno más propio de "héroes", como los llama el propio Andreu, que de espectadores normales. De ahí que el presentador y periodista catalán lo primero que ha adelantado de su vuelta es que será en un horario "normal", consciente de que el 'late time' ya no es lo que era.

Atrás queda una etapa de mucho trabajo, horas de plató, ensayos y monólogos. Una andadura que comienza muy temprano y termina con la emisión de cada programa; "una auténtica montaña rusa", como el propio equipo del popular espacio ha definido su labor durante estos años. Y no es para menos. El programa de Buenafuente se reinventa cada día, un arduo trabajo de sus guionistas, que desde primera hora de la mañana comienzan a dar vueltas tanto al monólogo del presentador como a las diferentes secciones del show. Y es en este trabajo donde está el ingrediente del éxito del programa, un grupo de personas que curran incansablemente para no dejar insatisfechos a sus incondicionales. Pero no se queda ahí. Durante toda la jornada, un equipo perfectamente coordinado realiza sus labores hasta que, sobre las seis de la tarde, comienzan los ensayos. Más tarde: maquillaje, merienda, público y ¡al ajo! Años de esfuerzo con sus meses, sus semanas y sus días en los que ha pasado casi de todo. Un sinfín de anécdotas, como el público que no llega, una intensa nevada que deja paralizado el trabajo o el peso de la actualidad que cambia todo, que quedarán en el recuerdo y la retina de Andreu, Berto y el resto del equipo. Ahora se despiden con el buen sabor de boca de un trabajo bien hecho. Un adiós a su programa pero no a la cadena, que ya estudia un nuevo proyecto para el catalán y su gente. Ya se sabe que, de vez en cuando, toca renovarse. Buenafuente dice adiós pero volverá apostando por un nuevo formato. Ellos a descansar y el resto a esperar...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios