La España de los años 40 a través del presidente de La Sexta

  • Su filme se inspira en el Señor Wences, un ventrílocuo que triunfó en la TV de EEUU

Wenceslao Moreno, tío de José Luis Moreno, fue un fenómeno en la televisión norteamericana en los años 60. Era el artista favorito de la cadena ABC, con sus muñecos o simplemente haciendo hablar a su propia mano pintada. Era el Señor Wences, que estuvo en activo hasta 1996 y que falleció tres años después. Tras haber intentado el éxito de todas las formas posibles en España, incluyendo el toreo, emigró a Estados Unidos donde consiguió, pasado el tiempo, un triunfo rotundo. El ventrílocuo que en un capítulo de Los Simpson llega a arrebatar la audiencia de Krusty el Payaso está inspirado en aquel artista español que era capaz de hacer hablar a sus criaturas mientras fumaba o bebía. El Señor Wences da para una o varias películas.

Quien ha dado ese paso ha sido el presidente de La Sexta, Emilio Aragón, que hace un par de semanas concluía el rodaje de Pájaros de papel, su primera película como director, que está previsto que se estrena a principios del año próximo. Pájaros de papel es un homenaje a Wences y a toda una generación de aristas, los que tuvieron que salir adelante entre los conflictivos años 30 y 40. La historia del filme se centra en una pareja de artistas, encarnados por Imanol Arias y Lluis Homar, ambos flamantemente premiados en el festival de TV de Islantilla. Las penurias de ellos sirven para retratar la sociedad española de la posguerra. En Pájaros de papel incluso aparece Franco, en un multitudinario acto de adhesión del que son testigos los protagonistas.

"Es la primera vez que de verdad he visto a Franco en el cine", asegura Imanol Arias, ante la impactante escena de un millar y medio de personas gritando brazo en alto ante la rechoncha silueta. Arias aseguró también este fin de semana en Islantilla que el rodaje de Pájaros de papel ha sido para él "el mejor" de todos en los que ha trabajado por el excepcional ambiente creado por Emilio Aragón, a quien definió su labor de cineasta como la de "un director de orquesta" y, sin regatear, de poseer una "inteligencia emocional impresionante". Carmen Machi, Aída, es el tercer vértice protagonista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios