IU y PP se oponen al nuevo modelo de TVE

  • Los anunciantes podrían reclamar a la cadena 300 millones por incumplimientos

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega no contó ayer con la presencia del PP en su exposición del nuevo modelo de financiación para TVE, con la eliminación de publicidad y el desembolso compensatorio en tasas aplicadas a las empresas de telefonías y a las cadenas privadas. Ningún representante popular quiso estar en la reunión. El diputado de IU, Gaspar Llamazares, acusó a la vicepresidenta de poner a la corporación audiovisual pública "al servicio del capital privado extranjero" y de "cambiar el modelo de radiotelevisión pública acordado en el Parlamento, por la puerta de atrás".

Otras voces se oponen al proyecto del Gobierno. La Asociación de Empresas Operadoras y de Servicios de Telecomunicaciones (Astel) manifestó "su total desacuerdo" con la propuesta que impondrá a las operadoras de telecomunicaciones un impuesto del 0,9% de sus ingresos anuales. Astel señaló que el sector está ya sometido a una "presión fiscal excesiva". A su vez reprochan que las empresas de la entidad no recibirán ninguna contraprestación, ni aumentarán sus ingresos, como sería el caso de las televisiones privadas en abierto.

La Asociación Española de Anunciantes (AEA), por otra parte, señaló que podría reclamar a RTVE hasta 300 millones de euros por "acuerdos incumplidos" en el presente ejercicio tras la decisión del Gobierno de eliminar la publicidad en la cadena pública, medida que previsiblemente se impondría a partir del próximo mes de septiembre.

Un portavoz de AEA destacó en declaraciones que el sector publicitario cuenta con una previsión de inversiones publicitarias a comienzos del año, que ahora se verán perjudicadas por esta medida. Por ello, plantean solicitar a los responsables de la corporación pública esta cantidad, que, según sus cálculos, será una cifra "sensiblemente superior" a medio y largo plazo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios